Liberbank hace caja con sus participadas mientras negocia una nueva fusión

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Liberbank, el banco de Cajastur, Caja Extremadura y Caja Cantabria, ha comenzado a hacer caja con su cartera de participadas mientras se prepara para entrar en un nuevo proceso de fusión. Ante las presiones del Gobierno, el mercado especula con una posible integración con Unicaja, en pleno proceso de absorción de Caja España-Duero.

El banco cerró esta semana la venta del 9,02% que mantenía en Amper, operación con la que obtuvo 5,1 millones de euros. Según el comunicado remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV),Veremonte se hizo con la participación del 9,2% en la cotizada que obraba en manos de Liberbank como herencia de la malograda Caja Castilla-La Mancha (CCM).

La entidad percibió algo más de 5,088 millones de euros, a razón de 1,7 euros por acción. La transacción se hizo a precio de mercado más una prima adicional del 1,8% respecto a la cotización a la que había cerrado el valor en la sesión bursátil de la víspera.

Tras la venta de su participación en Amper, sobre el foco se encuentran también el resto de participadas de la entidad. Liberbank controla un 6,26% en Ence, un 5% en Enagás y un 5,05% de General de Alquiler de Maquinaria (Gam), además de un 0,501% de Indra.

Liberbank ya se salvó el año pasado de recibir ayudas del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) gracias a la venta de un 77% de Telecable que le supuso un ingreso de 308 millones de euros. Sin embargo, las nuevas exigencias de saneamientos hacen muy difícil que el banco liderado por Cajastur pueda mantenerse en solitario, por lo que el mercado da por descontado que entrará en una nueva operación.

Aunque en un principio se especuló con una integración con BMN, el reciente acuerdo alcanzado por el PSOE para gobernar en Asturias ha trasladado el foco hacia la andaluza Unicaja, donde los socialistas también continuarán gobernando.

Antes de las elecciones en Andalucía, cuando las encuestas daban la victoria al PP, el mercado rumoreó con una alianza entre Unicaja y BMN, encabezado por Caja Murcia. De hecho, según publicó la agencia Efe, la alianza de Unicaja y BMN estuvo a punto de cerrarse, pero con el vuelco electoral que permitió la reelección de José Antonio Griñán al frente de la Junta de Andalucía, las negociaciones se enfriaron.

Ahora, tras el acuerdo que permitirá a los socialistas gobernar también en Asturias, la caja malagueña habría optado por impulsar una fusión que “agrade al PSOE” y por ello trataría de cerrar una alianza con Liberbank, con quien BMN también ha estado negociando.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA