Bronca entre los sindicatos por la subasta de la CAM

Las críticas vertidas por la CGT tanto a los antiguos administradores de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) como a los sindicatos mayoritarios en la entidad alicantina, como Sicam o UGT, ha levantado un nuevo enfrentamiento entre los representantes de los trabajadores en pleno proceso de subasta de la caja.

Una veintena de delegados sindicales de CGT se manifestó ayer frente a la sede de la CAM en Alicante para protestar por la venta de la entidad. Con proclamas como “dónde están, no se ven ni a Sicam ni a UGT”, los manifestantes exigieron “responsabilidades sobre el personal gestor que ha llevado a la CAM a la quiebra”, en palabras del secretario general de CGT-CAM, Ventura López, que considera que este equipo está formado “por personas del PP, PSOE y de los sindicatos UGT y Sicam”.

Esta actitud ya ha levantado las críticas de UGT. Fuentes del sindicato han señalado a EL BOLETÍN que “la responsabilidad brilla por su ausencia en CGT”, que desde un primer momento “se desmarcó de la unidad sindical”, formada por Sicam, UGT, CCOO y el Sindicato Vietnamita (que suman más del 70% de la representación laboral en la entidad), que acordó con la entidad la pasada primavera el plan de reducción de la plantilla.

“Si hubiera sido por ellos (en referencia a CGT)”, la CAM habría aprobado un expediente de regulación de empleo (ERE) con “los mínimos que exige el Gobierno”, según estas fuentes. Finalmente, la caja acordó con los sindicatos mayoritarios 853 prejubilaciones, complementadas con bajas incentivadas y excedencias. Los trabajadores que se puedan acoger a las prejubilaciones tienen que haber cumplido los 55 años antes del pasado 31 de diciembre y llevar, al menos, 10 años en la caja. En cuanto a la indemnización, se impone el cobro de un 80% del salario bruto fijo anual hasta los 64 años, siempre que esa cantidad no sea inferior al 90% ni superior al 95% del salario neto de los últimos 12 meses.

El acuerdo firmado con los sindicatos incluye asimismo bajas incentivadas entre los empleados que no alcancen los 55 años. A este grupo se le ofrecerá una indemnización de 45 días por año trabajado más una cantidad adicional en función de los años de servicio, y que oscilará entre los 10.000 y los 30.000 euros.

Para UGT, la prioridad ahora “es preservar el empleo y la marca CAM”. En esa línea, los sindicatos mayoritarios de la caja han iniciado una ronda de contactos con diferentes ayuntamientos, entre ellos los de Alicante, Valencia y Murcia, para que los consistorios tomen medidas de presión en apoyo de la plantilla de la entidad alicantina.

Según han señalado fuentes de Sicam y UGT a EL BOLETÍN, esta labor de “búsqueda de apoyos” responde a la necesidad de que no haya más recortes de empleos que los pactados en el ERE aprobado por la CAM antes de la intervención del Banco de España el pasado 22 de julio.

No obstante, hasta que no se sepa el comprador de la caja, no se sabrá si son necesarios más recortes de plantilla y cierre de sucursales. En cualquier caso, los sindicatos abogan por “salidas no traumáticas” si existe un excesivo solapamiento de redes entre la CAM y la entidad que se haga con ella.