BBVA rebaja la morosidad y anticipa un cambio de tendencia en sus resultados

BBVA logró reducir la mora en la primera mitad del año, hasta situarla en el 4,0%, con lo que se desmarca del sector financiero español, en la que, según los últimos datos del Banco de España, los dudosos suponen ya un 6,5% del total de créditos. El consejero delegado del gigante bancario español, Ángel Cano, ha querido poner en valor esta “prudente gestión del riesgo” tras advertir de que, en el conjunto del sistema, la morosidad aún no ha tocado techo.

La tasa de mora descendió al 4,0% en junio frente al 4,1% de marzo, y continúa contenida por sexto trimestre consecutivo (4,3% en diciembre 2009). Los saneamientos crediticios alcanzaron los 1.978 millones de euros en los seis primeros meses de 2011, un 15,8% menos que en el mismo periodo del año anterior, mientras la cobertura se mantuvo en el 61% al cierre del primer semestre.

La morosidad en España mejoró hasta el 4,7% (4,8% en marzo), por debajo de la media del sector, a pesar de que, tal y como ha explicado Cano, el banco hizo una “declaración subjetiva de 450 millones de euros” que están al corriente de pago actualmente, pero podrían entrar en mora en la primera mitad de 2012. La prudente gestión del riesgo también se reflejó en la “holgada posición de liquidez”, con todos los vencimientos previstos para 2011 ya cubiertos.

BBVA ganó 2.339 millones de euros en los primeros seis meses del año. Aunque la cifra supone un descenso de un 7,5% respecto al mismo periodo de 2010, estos resultados apuntan a un “claro cambio de tendencia”, según ha anunciado hoy el consejero delegado de la entidad, ya que son un 12,5% superiores a los del segundo semestre de 2010.

Todas las áreas de negocio contribuyeron de forma positiva al resultado del primer semestre. El margen bruto alcanzó los 10.425 millones de euros, un 3,9% superior al del segundo semestre del año pasado. El 53% de los ingresos de las áreas de negocio se originó en mercados emergentes. El crecimiento en dichos mercados compensa en gran parte la menor aportación de mercados desarrollados, como España, en los que el “banco se ha centrado en fortalecer sus franquicias”.

Por regiones, el consejero delegado ha destacado que la diversificación del grupo (dos tercios del beneficio se generaron en países que no están en crisis) le permitió compensar las dificultades de mercados como el español, donde la entidad ganó 896 millones de euros, un 34,4% menos. El beneficio obtenido en España es aún ligeramente superior al obtenido en México, que ascendió a 885 millones de euros. No obstante, si se cumplen las previsiones, en el tercer trimestre Bancomer se convertirá en el principal contribuyente de los resultados del grupo.

No sólo México registró un fuerte crecimiento en el beneficio. Las distintas filiales de América del Sur alcanzaron unas ganancias totales de 529 millones de euros, un 19% más que en el mismo período del pasado año. En el conjunto de Latinoamérica el banco logró un 60,4% de su resultado.

Respecto a la solvencia, la generación orgánica de capital permitió elevar el core capital hasta el 9%, frente al 8,9% de marzo. BBVA ha destacado además que, según las pruebas de resistencia realizadas por la Autoridad Bancaria Europea (EBA), se ha convertido en la primera entidad de la gran banca europea en términos de solvencia. Los resultados de las pruebas afirmaron que el banco español incrementaría su capital de máxima calidad hasta el 9,2% en el escenario más adverso en 2012, “por encima de todos sus grandes rivales europeos”, según ha señalado el banco.

Hipotecas

Durante su comparecencia en rueda de prensa, Ángel Cano ha destacado que el banco trabaja desde el inicio de la crisis para “buscar soluciones personalizadas” a aquellos clientes que no pueden hacer frente al pago de sus hipotecas, “pero no buscamos titulares de periódico” con estas actuaciones ya que son “situaciones dramáticas” que intentan solucionar caso a caso. “La peor solución es siempre quedarnos con la vivienda”, ha recordado el consejero delegado, que ha señalado que de este trato personalizado se han beneficiado ya “miles de clientes”. Entre las opciones que BBVA ofrece a sus clientes para adaptarse a las posibilidades de pago se encuentran el “alargamiento de los plazos o suspensiones de cuotas”, según ha remarcado Juan Asúa, director de negocio en España.