La Unión Europea quiere aprobar las provisiones anticíclicas antes de fin de año

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Bruselas tiene la intención de que el Consejo de Estándares Internacionales de Contabilidad (IASB por sus siglas en inglés) apruebe antes de que acabe el año un sistema de provisiones anticíclicas, según han señalado fuentes del sector a EL BOLETÍN. Este sistema, que requiere provisiones sobre pérdida esperada, en lugar de las actuales sobre pérdida incurrida, es similar al que tiene el Banco de España (BdE) desde el año 2.000.

El IASB, con sede en Londres, es una organización privada creada en 2001 con el objetivo de establecer un conjunto único de estándares de contabilidad de carácter mundial de alta calidad, y velar por el uso y la aplicación rigurosa de los mismos. La presión que está ejerciendo Bruselas para que a escala global se adapten estas provisiones genéricas, se produce después de que la pasada semana los ministros de Economía de los Veintisiete ya apoyaran que se generalice en toda la Unión Europea (UE) el sistema de provisiones dinámicas para las entidades financieras por considerar que se trata de una receta adecuada para prevenir futuras crisis.

Este sistema, que empezó a aplicarse en el año 2000, obliga a las entidades a acumular reservas durante los buenos momentos económicos para poder hacer frente a posibles pérdidas en períodos de crisis.

El ministro de Finanzas sueco, Anders Borg, cuyo país ocupa la presidencia de turno de la UE, destacó ya entonces que todos los Estados miembros están de acuerdo en que “necesitamos en Europa un sistema financiero mucho más robusto, incrementando la capacidad de crear amortiguadores contra la inestabilidad financiera”.

“Se ha aceptado el modelo español, particularmente en lo que se refiere a las provisiones dinámicas. Copiar tal vez sea mucho decir, pero en cualquier caso se va a seguir el sistema que hemos seguido en España desde el año 2000”, resaltó por su parte la vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Economía, Elena Salgado.

Algunos países como Alemania pidieron también una flexibilización de las normas contables en la línea seguida por EEUU, dados los problemas que muchas entidades continúan presentando frente a la lenta salida de la crisis que empiezan a mostrar los grandes bancos de EEUU.

Sin embargo, hoy mismo la Comisión Europea ha pedido dar poder a los supervisores nacionales para que puedan sancionar a los bancos cuyas políticas de remuneración y sus bonus premien la asunción de riesgos excesivos con multas o incluso con la imposición de exigencias de capital adicionales. Bruselas reclama además imponer mayores requisitos de capital a los bancos que inviertan en productos financieros complejos basados en la titulización y retitulización, que pueden generar grandes pérdidas y han estado en el origen de la crisis, y aumentar la transparencia sobre la exposición a estos productos y sus riesgos. Las propuestas de la Comisión deben ser aprobadas ahora por los Veintisiete y por la Eurocámara.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA