Sacyr celebra en Bolsa su planes en el Canal de Panamá

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Sacyr celebró hoy en Bolsa la adjudicación del proyecto de ampliación del Canal de Panamá, valorado en 3.120 millones de dólares, además de posibles desinversiones en el capital de Itínere. Sus acciones iniciaron la jornada con 40 minutos de retraso, hasta que la Sociedad de Bolsas amplió su rango estático al 25% y pudo estrenarse con una subida del 19%.

Horas después, la compañía moderó sus avances, aunque con revalorizaciones de dos dígitos. El anuncio de la adjudicación del proyecto ya permitió ayer a la constructora ser una de las pocas compañías que logró salvar la sesión en positivo, en una jornada de fuertes caídas en todos los parqué europeos. Sacyr, que estuvo casi toda la jornada con signo negativo, se dio la vuelta al conocerse la noticia, y, finalmente, se anotó un ligero repunte del 0,21%.

A última hora de ayer se conocía que el consorcio Unidos por el Canal, liderado por Sacyr, había obtenido la mayor puntuación tanto en la propuesta económica como en la técnica para la licitación de la ampliación del Canal de Panamá. Junto a la compañía presidida por Luis del Rivero, participan la italiana Impregilo, la belga Juan de Nul y la panameña Constructora Urbana.

En una puja en la que también participaban Acciona, FCC y ACS, el consorcio de Sacyr ha sido el grupo que ha presentado la oferta más barata, valorada en 3.120 millones de dólares (2.245 millones de euros), un poco inferior a los 3.200 millones de dólares que se habían marcado como límite los promotores.

Casi al mismo tiempo, la constructora que preside Luis del Rivero enviaba un escueto comunicado a la CNMV en el que avanzaba nuevos planes respecto a su filial Itínere. Estas intenciones pasan por desprenderse de toda su participación, después de la venta parcial fruto de la reciente opa de Citigroup.

La adjudicación del proyecto del Canal de Panamá supone para Sacyr el final de sus problemas derivados de su fuerte endeudamiento. También puede acabar con las intenciones de la constructora de deshacerse del 20% que alcanzó en Repsol en 2006 cuando incrementó tanto la participación directa como la indirecta que tenía a través de coberturas con Citigroup y el Santander. En los últimos meses Sacyr había negociado opciones de venta ante su mala situación.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA