La CAM se ‘autocoloca’ una emisión de cédulas para poder acceder a la liquidez del BCE

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) realizó el pasado viernes una emisión de cédulas hipotecarias por valor de 1.000 millones de dólares a tres años, y a un tipo de interés del 4,87%. No obstante, no fue colocada en el mercado, sino que se quedó en la cartera de la entidad alicantina, a fin de que sirva como colateral para el BCE.

Según han señalado fuentes cercanas a la CAM en declaraciones a EL BOLETÍN, con los mercados prácticamente cerrados, la entidad pretende hacerse así “con un aval” que le permita acceder a fuentes de financiación más baratas, como las ventanillas de liquidez abiertas por el Banco Central Europeo (BCE).

La caja alicantina se cubre las espaldas ante la complicada situación que atraviesa, después de que se haya visto obligada a solicitar 2.800 millones de euros al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), lo que se traduce en una práctica nacionalización si no logra antes un socio para llevar a cabo una fusión.

Ayer mismo, Moody’s rebajó dos escalones la calificación de la deuda a largo plazo de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM), hasta considerarla ‘bono basura’ (Ba1), tras el fracaso de su unión en el Banco Base, junto a Cajastur y las cajas de Extremadura y Cantabria.

Por el contrario, Moody’s elevó la fortaleza financiera de la CAM como entidad independiente hasta la nota ‘D’, equivalente en la escala a largo plazo a ‘Ba2’, tras solicitar una inyección del Estado de 2.800 millones, que advierte de que “pueden no ser suficientes”.

Moody’s explicaba en un comunicado que mantiene todas las calificaciones de la CAM en “perspectiva negativa”, por lo que podrían darse nuevos recortes.

La liquidez barata del BCE se convirtió en una de las principales fuentes de financiación del sector financiero después de que los mercados se cerraran a raíz de la quiebra de Lehman Brothers. No obstante, poco a poco se ha ido reduciendo la apelación a esta ventanilla. Según los últimos datos publicados por el Banco de España, la deuda de las entidades españolas con el BCE cayó en marzo hasta los 40.992 millones de euros, la cota más baja desde enero de 2008, cuando se situó por debajo de los 40.000 millones.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA