El Popular estudiará la compra de cajas que “no pongan en riesgo” su solvencia

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El Banco Popular estará “atento a oportunidades de adquisición” dentro del momento “histórico” de reestructuración de las cajas de ahorros. Así lo ha señalado el presidente de la entidad, Ángel Ron, durante su intervención en la junta general de accionistas celebrada hoy, aunque ha matizado que “no nos interesan operaciones que pongan en riesgo la solvencia, nuestro modelo de negocio o nuestra rentabilidad”.

En esa línea, el presidente del Popular ha destacado que “estudiaremos las oportunidades en función de generación futura de valor y su precio”. “No tenemos urgencias”, ha recordado Ron, “y no son tiempos para pagar precios altos”. Además, el presidente del Popular ha advertido, a requerimiento de los accionistas, que si finalmente se presenta una oportunidad de compra, en ningún caso se permitirá una “politización” del banco, en referencia al peso que los partidos tienen en los órganos de gobierno de las cajas de ahorros. No obstante, el tercer banco español da “prioridad al crecimiento orgánico”, que ofrece una “oportunidad histórica” para ganar cuota de mercado. Sólo en 2010, la entidad ganó un 10% de cuota “de calidad”

Reformas. Ron ha dedicado gran parte de su intervención a advertir que España debe seguir “sin desfallecer” por el camino de un proceso “profundamente reformador y regenerador”, que es “tan urgente como ineludible”, para lograr poner en marcha la economía y conseguir que alcance “una velocidad de crucero”.

En ese sentido ha recalcado que el país requiere una “profunda reforma del marco laboral”, incluyendo el modelo de negociación colectiva, porque el problema “más dramático” que subyace es el desempleo. Asimismo, ha resaltado que rebajar el coste de financiación, reducir la prima de riesgo de España y su diferencial sobre el bono alemán es una “cuestión prioritaria” para la economía. “Lo que tenemos que decir a los mercados internacionales es que el Gobierno y la sociedad están volcados en crear una economía competitiva y productiva”, ha defendido.

El banco mantiene además su “vocación de seguir en Portugal”, a pesar de que Ron ha reconocido que la situación del país “no va a mejorar ni este año ni el siguiente”. El negocio en el país vecino, al igual que en España, está centrado en banca minorista, fundamentalmente pymes, tras su reconversión desde el banco inmobiliario que era antes de la adquisición. La deuda soberana de Portugal en balance es de 600 millones de euros.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA