La caída del ahorro no revitaliza el consumo

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

A pesar de que la lógica hace pensar que la reducción del ahorro debería suponer un aumento del consumo, los analistas consultados por EL BOLETÍN apuntan que no es la tendencia que han seguido los hogares españoles durante el 2010. Las familias se empobrecen cada vez más y la economía no logra el repunte necesario para salir de la crisis.

Según el Instituto Nacional de Estadística, la tasa de ahorro de los españoles disminuyó 4,9 puntos porcentuales el año pasado y se situó en el 13,1% de su renta disponible. No obstante, el consumo a penas ha aumentado debido a la evolución negativa de la renta, que retrocedió un 2,2%, y a las dificultades de financiación de las familias, que cada vez tienen más problemas para acceder a los créditos bancarios.

Nuria Álvarez, de Renta 4, señala que el crecimiento del consumo ha sido muy leve, y cree que no repuntará hasta que las familias españolas ajusten su balance, muy desestabilizado debido a la disminución de la capacidad de ahorro, y hasta que se produzca una evolución positiva del empleo.

Algo con lo que coincide María Jesús Fernández, analista de la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas), que apunta también que la paralización del consumo no se solventará con una mayor reducción del ahorro. Según Fernández, el crecimiento de la economía nunca ha estado ligado al consumo, y no se va a convertir ahora en el factor que inicie la recuperación financiera de España.

Una opinión que contrasta con la de José Manuel Campa, secretario de Estado de Economía, que hace un mes aseguró que una reducción del ahorro de los hogares españoles hasta cotas similares a las de Alemania (del 16%) tendría un efecto positivo sobre el consumo, y propiciaría también el crecimiento de la economía en torno a un 1%.

El empobrecimiento de los españoles es cada vez mayor, y se acentúa cada vez más con la subida del Euribor, que hoy ha superado el 2%, y con el aumento del número de desempleados. La tasa de paro de España se aleja cada vez más de la de la Unión Europea (UE), ya que los datos publicados por el Eurostat revelan que el paro español fue el más alto de febrero. Alcanzó el 20,5%, frente al 9,9% registrado en la eurozona.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA