Los Ruiz-Mateos prometen no aprovecharse del ascenso del Rayo

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La trayectoria del Rayo Vallecano esta temporada hace soñar a la afición franjirroja con el ascenso a primera división, aunque los Ruiz-Mateos, dueños del club, han prometido no beneficiarse de ello. Faltan once jornadas para que se desvele el futuro deportivo del club, pero el económico no está tan claro.

La posible venta de Rayo Vallecano, en preconcurso desde el 17 de febrero, aún está pendiente. Fuentes del club han reconocido a EL BOLETÍN que la situación deportiva del equipo, líder de la segunda división, es “muy favorable” y que ascender supondría una diferencia “enorme” tanto por repercusión económica como social.

La subida a primera haría más atractivo al Rayo, ya que mejoraría su valoración financiera, pero la familia Ruiz-Mateos estaría dispuesta a no aprovecharse de esta situación con una firma de una cláusula en el contrato de venta. También han asegurado que si hubiese una “buena oportunidad de venta”, la operación se ejecutaría de inmediato. No obstante, con el Rayo en la Liga BBVA (primera división), los Ruiz-Mateos podrían ganar hasta 50 millones de euros, si se siguiera el ejemplo de las últimas operaciones que se han llevado a cabo en los equipos de la máxima categoría del fútbol español, como el Racing o el Málaga.

El indio Ahsan Ali Syed pagó en enero 50 millones de euros por el Racing de Santander. También se comprometió a liquidar las deudas del club, que se acercaban a los 22 millones. Por otro lado, el jeque árabe Abdullah Bin-Nasser Al-Thani desembolsó también 50 millones, deudas incluidas, por el Málaga el pasado verano.

No obstante, si el Rayo no sube de categoría la situación podría complicarse. Los Ruiz-Mateos han reconocido una deuda neta de 22 millones de euros con Hacienda y la Seguridad Social, aunque se desconoce a cuánto asciende la mora de la familia respecto a los jugadores y los trabajadores del club. Además, tampoco se sabe si algún activo del equipo ha avalado otras operaciones de la familia jerezana.

En este sentido, el Rayo puede tener otras complicaciones. A pesar de ser un club madrileño de tradición, no posee patrimonio propio, ya que el estadio y la ciudad deportiva pertenecen a la Comunidad de Madrid. No obstante, el equipo puede ser una buena plataforma financiera.

Fuentes financieras han comentado a este diario que con el club en primera la venta sería factible, aunque consideran que antes deberían solventarse el retraso de las nóminas de la plantilla. Según se asegura en el sector, los jugadores llevan sin cobrar once meses y el Rayo no hace más que retrasar estos pagos desde febrero del año pasado. Aunque la cosa no acaba ahí, ya que también han perdido las cantidades en ‘B’, que no podrán reclamar, acordadas verbalmente con el club a la hora de convertirse en parte de la plantilla.

Aunque la trayectoria hace pensar en el ascenso del club, aún quedan once jornadas para que acabe la temporada. Dos semanas antes, el 17 de mayo, se cumple el plazo máximo que tiene el Rayo para llegar a un acuerdo con los acreedores y evitar el concurso.

Los Ruiz-Mateos ya cuentan con 11 empresas en concurso de acreedores tras haber presentado ayer la solicitud de suspensión de pagos para cuatro bodegas y una comercializadora de Jerez, pero ya hay otras dos cuya solicitud de insolvencia se quiere presentar en breve, Trapa y Elgorriaga. Así lo han asegurado a Efe fuentes cercanas a la familia gaditana.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA