La crisis japonesa golpea en España a los fabricantes de automóviles

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los efectos del terremoto y posterior tsumani que asolaron Japón ya se han dejado sentir en la industria automovilística española. El cierre de las fábricas niponas de componentes electrónicos ha dejado sin suministro a la industria del motor, lo que ha provocado parones en la producción de Opel en Figueras y el anuncio del cierre durante días de varios turnos de producción en la planta de Citroën en Vigo.

Los datos aportados hoy por la firma IHS Global Insight en los que cifra en 335.000 vehículos la caída de producción en Japón tras el terremoto del pasado 11 de marzo, coinciden con los parones anunciados en las fábricas de automóviles de nuestro país. La causa, el desabastecimiento de componentes electrónicos para coches por el cierre de las fábricas que empresas tecnológicas como Toshiba e Hitachi tenían en el norte del país asiático.

Así, el tsunami de la producción en cadena se ha dejado sentir ya en la fábrica de OPEL en Figueras, donde la falta de la caja de control electrónico ha provocado que el gigante General Motors decretara el parón de la producción el pasado viernes por la tarde y ayer lunes, tal y como ha informado a este diario el secretario general del Metal de UGT-Aragón, Luis Tejedor.

“Japón es la primera potencia mundial en el sector del automóvil no sólo por la construcción de firmas como Nissan o Toyota sino por la fabricación de componentes”, ha afirmado Tejedor y de ahí que, “sea difícil determinar la gravedad de la situación”, ya que “hasta que no pasen días no se podrá hacer inventario del número de componentes con los que se dispone”. Por todo ello, no descarta nuevos parones en la fábrica aragonesa, un problema que traslada a Ford, en la que dice “tienen trabajo para 12 días”.

Donde el efecto se ha sentido ya es en Vigo, donde esta mañana los representantes de Citroën reiteraban ante el Comité de Empresa la necesidad de echar el cierre a la fábrica de forma escalonada el miércoles, jueves y viernes de esta semana por la falta del sistema electrónico, también fabricado por Hitachi. Así lo ha declarado a este periódico el representante de la sección sindical de CCOO en la fábrica, Pedro Comesaña, que señala que ‘Berlingo’ y ‘C4-Picasso’ serán los modelos afectados.

Por el momento, la planta de Nissan en Barcelona está saliendo airosa de la situación, ya que según ha contado el responsable de UGT, Raúl López, “los directivos trabajan en la búsqueda de nuevos proveedores”. Este contratiempo podría dificultar la recuperación de un sector que, según los Constructores Europeos de Automóviles, perdió 80.000 empleos entre 2007 y 2009.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA