Los afectados por las preferentes acusan a Liberbank de esconderse para evitar las protestas

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La decisión de Liberbank de suspender su patrocinio de la tradicional ‘Regata Caja Cantabria’ ha provocado un nuevo ataque de la Plataforma de afectados por las preferentes de Cantabria, que tenía pensado acudir al evento para realizar una de sus habituales protestas. En ese sentido, los afectados consideran que la decisión es “otra muestra más de su falta de respeto hacia la región de Cantabria y de su cobardía”.

Los afectados han criticado que la decisión, que Liberbank ha explicado por problemas internos, obedece al “miedo a ver más dañada, si cabe, su imagen por las protestas de los ahorradores estafados”, tras el canje por acciones que ha realizado a los afectados por las preferentes y la deuda subordinada.

“No creemos que lo puedan achacar a problemas de dinero”, señala la plataforma, “tras el secuestro de los ahorros de miles de familias a lo largo de todo el Estado Español”, así como de “permitirse el lujo de abrir una línea de créditos preconcedidos por un importe total de 1.215 millones de euros para las vacaciones de las familias”.

La Plataforma de afectados se refiere a la línea de crédito para las vacaciones que ha lanzado el banco que preside Manuel Menéndez y por la que 136.000 clientes pueden acceder a préstamos de hasta 15.000 euros. Para los afectados por las preferentes, que consideran que la entidad “dilapida el dinero robado a los ahorradores”, esta campaña supone “un desesperado intento de lavar su imagen” y señalan a los gestores de la entidad que “los ciudadanos no estamos para tonterías tales como pedir un crédito para irnos de vacaciones”

Liberbank ofreció a los afectados por las preferentes un canje en el que podían elegir recibir acciones del banco o bien una combinación de acciones (30%) y bonos obligatoriamente convertibles en acciones (70%) con una rentabilidad del 5% o el 7%, dependiendo del producto. La mayor parte de los minoristas apostaron por esta segunda opción.

Las acciones se canjearon a un precio de 1,11 euros, cuando el banco salió a Bolsa a 0,40 euros, lo que suponía una pérdida considerable. No obstante, Liberbank les ofreció un Plan de Fidelización, por el que los afectados pueden recuperar su dinero en un plazo de dos años.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA