Las demandas sobre las preferentes llevan a Medel a pedir más ayudas para comprarse Caja España-Duero

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Las participaciones preferentes de Caja España-Duero vuelven a obstaculizar el proceso de fusión entre la entidad castellana y la andaluza Unicaja, convertida ya en el culebrón del sector financiero tras dos años de negociaciones infructuosas.

Tal y como recoge Malagahoy.es, para cerrar el proceso, el presidente de Unicaja, Braulio Medel, habría pedido al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) una cobertura por si la Justicia fija indemnizaciones millonarias a algunos clientes minoristas que compraron preferentes o deuda subordinada sin conocer la letra pequeña del contrato.

Caja España-Duero tiene más de 1.400 millones de euros de híbridos en circulación, contando preferentes y deuda subordinada, en las que estarían atrapados unos 15.000 clientes que, sin opción de arbitrajes, se enfrentan a unas quitas considerables y al menos a dos canjes diferentes (primero por acciones de Ceiss y luego de Unicaja) antes de poder recuperar parte de su dinero.

En ese sentido, la Asociación de Plataformas de Afectados por las Preferentes (León, Zamora y Salamanca), que cuenta ya con cerca de 2.000 afectados, ya ha anunciado que emprenderá en breve una batalla judicial. También Adicae ha anunciado su intención de llevar a los tribunales tanto a la entidad como al FROB. Por ello, Unicaja habría solicitado al órgano dependiente del Banco de España una cobertura de al menos 200 millones de euros para cubrirse ante ese riesgo.

El rescate por valor de 604 millones de euros de Caja España-Duero conllevará una quita a los afectados por las preferentes, que irá del 24,93% hasta el 60,75% (con las de noviembre de 2004).En la deuda subordinada la quita será del 10% a excepción de una emisión dirigida exclusivamente a mayoristas, en que será del 69,86%.

Estos descuentos se aplicarán siempre y cuando Ceiss, el banco de Caja España-Duero, se fusione con Unicaja. En caso de que esta operación no se consume, la quita será aún mayor, según anunció el FROB.

La quita no es la única mala noticia para los afectados, que además deberán realizar al menos dos canjes: en primer lugar, se cambiarán sus títulos por instrumentos de capital de Ceiss; una vez llevado a cabo este proceso, se producirá la entrada de Unicaja en el accionariado del banco mediante una oferta de canje de instrumentos de capital de Ceiss por instrumentos similares de Unicaja.

En otras palabras, se les cambiarán sus preferentes por acciones de Ceiss y posteriormente, éstas, por acciones de Unicaja Banco. Los diferentes precios de conversión que se utilicen en estas operaciones podrían ocasionar pérdidas adicionales a los afectados, que a su vez deberán esperar al menos dos años para obtener dinero contante y sonante, ya que la salida a Bolsa de Unicaja no está prevista al menos hasta 2015. Sólo entonces podrán vender sus títulos y recuperar en efectivo algo de sus ahorros.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA