Liberbank se sumará a la oleada de despidos de las cajas rescatadas

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Liberbank era hasta el momento la única entidad con ayudas públicas que no tenía intención de despedir trabajadores. Sin embargo, pronto podría cambiar de planes, según comienzan a temerse los sindicatos, después de haber recibido la negativa tajante de los representantes de los trabajadores a su proyecto de bajas temporales y recortes de sueldos.

“Tememos que, en un breve periodo de tiempo, Liberbank nos pueda presentar otro ERE para extinguir contratos de trabajo, con medidas traumáticas para los empleados afectados”, señala el sindicato Csica en un comunicado en el que acusa a la dirección de ser la responsable de la situación que ha llevado a la entidad a tener que acometer los ajustes impuestos por Bruselas.

La dirección de Liberbank volvió a reunirse la semana pasada con los sindicatos, pero el tiempo transcurrido desde la última cita, en octubre del año pasado, no logró ablandar las posturas de ninguna de las dos partes.

El plan presentado en octubre y rechazado por los sindicatos perseguía la suspensión de contratos laborales durante un plazo máximo de un año que podría afectar al 60% de la plantilla de forma rotatoria (el 20% anual a lo largo de los tres próximos ejercicios), reordenación de las pagas extras y la reducción del salario bruto anual en el 7%, la suspensión de la aportación a los planes de pensiones de los trabajadores durante los próximos cuatro años, la eliminación de beneficios sociales tales como seguros médicos y pagas por nacimiento de hijos y una reducción de jornada en torno al 10% de media (30 minutos diarios y las tres tardes mensuales que se trabajan durante cinco meses).

Aún se desconoce la cifra de los recortes que realizará Liberbank. El banco liderado por Cajastur, que ha recibido 124 millones de euros de ayudas, era el único que hasta el momento no había realizado despidos. De hecho, la mayor parte de entidades aprobaron antes del 1 de abril sus respectivos acuerdos, fecha en la que entró en vigor la nueva Ley de prejubilaciones, que ‘castiga’ a las entidades que abusen de este tipo de bajas para recortar sus plantillas.

Junto a Liberbank, también deberán negociar sus respectivos ERE Caja España-Duero, BMN y CatalunyaCaixa. Entre las tres podrían tener que dar de baja a unos 4.500 empleados, según los planes aprobados por Bruselas.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA