La deuda de la banca española con el BCE batió un nuevo récord en julio

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La deuda de las entidades españolas con el Banco Central Europeo (BCE) alcanzó en julio 130.209 millones de euros, el importe más alto de la historia, que supone casi un 30% del importe total de la financiación que la institución de política monetaria prestó al conjunto del Eurosistema. El dato del pasado mes supone un fuerte incremento del 77,6% respecto a los 73.283 millones de julio de 2009 y del 3,09% respecto a los 126.300 millones de euros que los bancos debían en el mes de junio, que pasa ahora a convertirse en el segundo mes de la historia en el que la banca pidió más financiación.

Este nuevo récord se alcanzó en un mes especialmente turbulento dada la incertidumbre y las especulaciones que rodearon al sector financiero antes de la publicación de los test de solvencia de la banca europea, cuyos resultados se publicaron el 23 de julio. De este modo, las entidades españolas rebajaron en la última semana de julio sus peticiones al BCE, tras la publicación de las pruebas, que demostraron la solvencia del sistema español. Sin embargo, durante las tres primeras semanas aumentó la dependencia respecto al BCE, elevando el saldo total a la categoría de récord histórico.

Aunque los mercados mayoristas de financiación permanecieron cerrados en julio, la publicación de los test de estrés ha contribuido a devolver la confianza a los inversores. Aunque en agosto tradicionalmente apenas se producen emisiones, las entidades españolas aprovecharon la última semana de julio para realizar sus emisiones, si bien aún deben pagar un sobreprecio respecto a sus últimas colocaciones anteriores.

No sólo los dos grandes bancos españoles, Banco Santander y BBVA, han encontrado el mercado abierto para sus emisiones, sino que incluso entidades de menor tamaño también lograron colocar una emisión de cédulas hipotecarias,como Bankinter.

Respecto a la deuda con el BCE, fuentes del sector bancario español han recordado además que tanto bancos como cajas de ahorros se limitan a hacer uso de un mecanismo puesto a disposición por la institución europea.

En ese sentido, el sector financiero español, orientado siempre hacia un modelo de banca tradicional minorista, dispone de gran cantidad de activos intercambiables por liquidez, al haber evitado involucrarse en productos complejos. Además, les ha permitido evitar tener que ser intervenidos por los Estados centrales, que desde que se inició la crisis se han visto obligados a seminacionalizar algunos de los hasta hace poco mayores bancos del continente.

En el Eurosistema, la cifra de financiación se situó en julio en 447.504 millones de euros, un 25,8% menos que hace un año y casi un 10% menos que el pasado mes de junio, tras cumplirse un año de la subasta de liquidez por 440.000 millones de euros que realizó el BCE el pasado verano y que venció el 1 de julio.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA