Las agencias de rating avisan: el ‘banco malo’ puede ser letal para las cédulas hipotecarias de las cajas rescatadas

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El ‘banco malo’, cuya puesta en marcha es cuestión de días, es el proyecto estrella del Gobierno para dar carpetazo a la crisis financiera. Sin embargo, las agencias de rating ya han avisado que la transferencia de activos a esta sociedad puede provocar la rebaja en la calificación de las cédulas hipotecarias de las cajas rescatadas, títulos que se han convertido en el último salvavidas para obtener financiación en el mercado.

Las cédulas hipotecarias, considerados unos de los títulos más seguros del mercado antes de que se iniciase la crisis, son ahora el único medio que tienen las entidades con más apuros para obtener liquidez. La jugada es la siguiente: se ‘autocolocan’ en su balance las cédulas y posteriormente acuden con ellas como colateral a la ventanilla de liquidez del BCE.

La institución que preside Mario Draghi acepta como colateral en estas operaciones títulos en toda la gama del ‘triple B’, por lo que hasta el momento todas las entidades han podido acudir sin problemas a las subastas del BCE. Sin embargo, una oleada de rebajas de rating, como con la que se amenaza ahora, podría ser catastrófica.

A principios de mes, la agencia de calificación Standard & Poor’s decidió asignar un rating de ‘BBB’, sólo dos escalones por encima del bono basura. Además, la calificadora dejó pendiente una amenaza mayor, con una ‘perspectiva negativa’ que a su juicio refleja la posibilidad de que las cédulas hipotecarias se vean “afectadas por la transferencia de activos de la cartera hipotecaria a la empresa de gestión de activos”, es decir, al banco malo, así como por “nuestra visión actual sobre la solvencia del emisor”, según el comunicado de la agencia.

La transferencia de activos al ‘banco malo’ o Sareb podría afectar sobre todo a las cédulas en lo que se refiere a la sobrecolateralización que presentan los títulos, y que mide el total de la cartera respecto a los títulos emitidos.

Novagalicia afronta 11.960 millones de vencimientos en su cartera de cédulas hipotecarias, de los que un 22,35% corresponden a 2014, según señala S&P.

Más margen tiene en lo que respecta a su rating Bankia, a pesar de que S&P decidió el pasado mes de octubre recortar el rating de las cédulas hipotecarias de la entidad hasta ‘A-‘, desde la anterior ‘AA-‘, y manteniendo la perspectiva negativa. En el caso de CatalunyaCaixa, el otro grupo de cajas rescatado, la agencia S&P otorgó en junio una calificación de ‘BBB+’ a sus cédulas.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA