El plan de Guindos para frenar los desahucios divide al Ejecutivo

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El plan impulsado por el ministro de Economía, Luis De Guindos, para frenar el problema de los desahucios no sólo ha contado con críticas por parte de la oposición y buena parte de la sociedad, decepcionada con el alcance de la medida, sino que ha provocado una división dentro del propio Ejecutivo.

Las primeras críticas públicas contra el decreto aprobado ayer han sido vertidas por el ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, que ha reconocido en unas declaraciones concedidas a la Cadena Ser que le gustaría “ir más allá en la negociación sobre los desahucios”.

El titular de Exteriores considera que “en circunstancias normales los contratos están para ser cumplidos porque si no lo que desaparecen son los préstamos hipotecarios”, pero ha agregado que actualmente “estamos en una situación excepcional”.

Por ello, “si en una situación excepcional se rompe la regla de juego y se ayuda a los bancos, me parece de toda lógica que se ayude también a las personas que están sufriendo los errores que se han cometido y que no todos son imputables a esas personas”, ha argumentado.

La principal crítica contra la reforma para frenar los desahucios se refiere a su corto alcance, lo que ha llevado a numerosos medios a apuntar directamente a Bruselas como principal obstáculo para una medida más ambiciosa. Sin embargo, estas afirmaciones han sido negadas con rotundidad por el portavoz comunitario de Asuntos Económicos y Monetarios, Simon O’Connor. “Quiero dejar claro que son absolutamente falsas las informaciones que indican que la Comisión Europea ha ejercido de alguna manera presión sobre las autoridades españolas en el diseño de las medidas adoptadas ayer para evitar el desahucio en el caso de hogares vulnerables”, ha declarado en rueda de prensa.

Lo cierto es que una reforma de mayor calado podría haber obligado al Ejecutivo a tocar la ley hipotecaria, algo que a su vez amenazaría con desbaratar la única vía de financiación que tienen actualmente los bancos, las cédulas hipotecarias que canjean por liquidez en la ventanilla del BCE.

Muy crítico se ha mostrado el líder de la oposición, Alfredo Pérez Rubalcaba, que en un comentario publicado en su página de Facebook, ha tachado de “insuficiente” la moratoria aprobada este jueves por el Gobierno porque “deja fuera a miles de familias en graves dificultades que han obrado de buena fe” y “no toca el fondo del problema”.

En ese sentido, ha asegurado que el PSOE seguirá negociando con el Gobierno, al igual que con otros grupos parlamentarios y con asociaciones, para buscar solución al problema de los desahucios, “porque los intereses de los bancos no pueden estar por encima del derecho de todas las personas a tener una vida digna”.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA