Hasta los toros son un problema para los bancos españoles, según The Wall Street Journal

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La barra libre del BCE no ha llegado a los hogares y a las empresas, pero al parecer sí a los aficionados taurinos. The Wall Street Journal asegura que varios bancos españoles ofrecen créditos a los seguidores de la ‘fiesta nacional’, algo que “les causará problemas a futuro”.

El diario neoyorquino ilustra con este ejemplo un extenso artículo titulado “Los bancos europeos dejan para mañana los problemas que no quieren afrontar hoy”, en el que explica que las entidades de todo el continente están adoptando una variedad de estrategias para eludir, o al menos retrasar, una solución a los posibles problemas que se asoman en sus libros contables.

Algunas de estas prácticas son ingeniería financiera, como la elaboración de estructuras poco ortodoxas diseñadas para mejorar sus relaciones de capital, sin tener que recaudar fondos ni transferir activos indeseados de sus balances. Otras entidades se decantan por complejas transacciones con algunos de sus clientes con el fin de evitar que caigan en cesación de pagos.

Ahora, el sector financiero tiene mayor flexibilidad para poner en marcha estas tácticas gracias al billón de euros al 1% de interés y a devolver a tres años que ha repartido el BCE. Pero este programa, según The Wall Street Journal, también está permitiendo que la industria financiera aplace su proceso de saneamiento.

Estas prácticas, añade, son más frecuentes en España, donde los bancos están inundados de préstamos del BCE pero al mismo tiempo se tienen que apretar el cinturón ante la carga cada vez mayor de las hipotecas inmobiliarias impagadas. “Las entidades están ofreciendo condiciones especiales a prestatarios de pequeño y medio tamaño con tal de darles un respiro de corto plazo, aunque lo más probable es que eso les cause problemas a futuro”, apunta el rotativo, que pone el ejemplo del llamativo caso de la industria taurina.

El agravamiento de la crisis económica ha puesto en apuros a las empresas del toreo, que se enfrentan con grandes dificultades para llenar los asientos de las ferias y, como consecuencia, cada vez tienen menos dinero para pagar la publicidad y el mantenimiento de las plazas.

Para hacer frente a esta situación, la firma sevillana Empresa Pagés, que tiene arrendada la Plaza de Toros de la Maestranza, cerró a principios de este año un inusual acuerdo con Banca Cívica (en proceso de absorción por parte de Caixabank): El banco prestará el dinero a los seguidores de los toros para que compren los abonos de la temporada, la empresa taurina recibe el importe de las entradas por adelantado. Los aficionados tendrán que devolver el préstamo a un año con intereses.

Este tipo de medida también es beneficiosa para los bancos porque evitan mayores cargas por morosidad, aunque sea al menos por un año. Pero al mismo tiempo, añade The Wall Street Journal, están asumiendo préstamos personales sin colateral en un momento en el que esta actividad tiene cada vez más riesgo por el aumento del desempleo, a pesar de que las sumas son pequeñas.

En contraste con esta actividad, los bancos de otras zonas de Europa apuestan por actividades todavía más creativas para mejorar sus relaciones de capital sin deshacerse de activos o vender nuevas acciones, dos de los métodos que los expertos consideran claves para fortalecer sus balances.
Algunas entidades están colocando determinadas carteras de activos en vehículos creados fuera de su balance general. Las instituciones financieras contratan a asesores independientes, como firmas de capital privado, para que las gestiones.

En algunos casos, el banco accede a absorber la primera ola de pérdidas, pero las siguientes o las ganancias de después se reparten entre el banco y el gestor.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA