La nueva oleada de despidos en la banca europea se cobrará 20.000 empleos

Deutsche Bank
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Desde el estallido de la crisis en 2007, los grandes bancos europeos han recortado 150.000 puestos de trabajo. No sólo la banca española ha metido la tijera en sus plantillas para hacer frente al nuevo escenario planteado por los bajos tipos de interés y la transformación digital del sector. A lo largo de toda Europa las entidades han impulsado una nueva oleada de recortes que afectará aproximadamente a unos 20.000 trabajadores.
 
Según datos de Bloomberg Intelligence, desde el estallido de la crisis financiera en EEUU en 2007, los principales 26 bancos europeos –incluyendo entidades suizas y nórdicas- han reducido más de 150.000 puestos de trabajo, hasta tener bajo su mando a 2,1 millones de empleados.
 
Una gran cantidad de estos recortes fueron necesarios “debido a la naturaleza excesivamente fragmentada de los bancos de la zona del euro”, según los analistas de Bloomberg Intelligence Jonathan Tyce y Arjun Bowry.
 
Sin embargo, el proceso está lejos de haber terminado. En España, Banco Popular ha iniciado una negociación con los sindicatos para recortar algo menos de 2.900 puestos de trabajo, si bien el banco ha propuesto prejubilaciones y medidas voluntarias para reducir el impacto de este ajuste.
 
La semana pasada, Deutsche Bank anunciaba asimismo que recortará 1.000 empleos más en Alemania, a sumar a los 3.000 recortes anunciados en junio. Estos 4.000 empleos forman parte de los 9.000 que reducirá en todo el mundo, y que afectarán sobre todo a las áreas de banca privada y empresas.
 
El segundo mayor banco de Alemania, Commerzbank, se lleva sin embargo la palma en este aspecto al haber anunciado recientemente que despedirá a 9.600 trabajadores dentro de un profundo proceso de reestructuración que también supondrá la suspensión del dividendo.
 
Por su parte, el holandés ING Groep recortará 5.800 empleos hasta 2020, dentro de un plan de reconversión en el que pretende ahorrarse unos 900 millones de euros al año gracias a este recorte, al tiempo que invertirá otros 800 millones en tecnología digital. Su mayor rival holandés, el ABN Amro, también meterá la tijera con un recorte de 1.375 puestos de trabajo, un 6% de su plantilla.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

EnglishFrenchGermanSpanish