El Banco de España mantiene en ‘cero’ el colchón de capital exigido a la banca

Banco de España
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El análisis de los indicadores “desaconseja, por el momento, fijar el colchón por encima del 0%”. El Banco de España ha decidido mantener en el 0% el valor del colchón de capital anticíclico aplicable a las exposiciones crediticias en España en el cuarto trimestre de 2016, según ha comunicado la institución que dirige Luis María Linde.
 
Durante la reciente crisis, se ha observado que las pérdidas del sector bancario se vieron agravadas por un crecimiento excesivo del crédito en el período precedente, señala la institución en un comunicado. Este hecho muestra la “importancia y utilidad” de que los bancos acumulen colchones de capital durante períodos expansivos, que puedan ser utilizados posteriormente durante las crisis, reforzando así la solvencia bancaria y contribuyendo a suavizar el ciclo crediticio.
 
No obstante, el análisis de los indicadores que alertan de la aparición de riesgo sistémico asociado al crecimiento excesivo del crédito “desaconseja, por el momento, fijar el colchón por encima del 0%”.
 
Por una parte, con la información disponible a marzo de 2016, la brecha entre crédito y PIB registra un valor cercano a -61 puntos porcentuales, aún lejos del nivel de 2 puntos establecido por el Banco de España como referencia para la posible activación del colchón, en consonancia con la directriz establecida por el Comité de Supervisión Bancaria de Basilea.
 
Por otra parte, el resto de los indicadores considerados, junto con toda la información adicional analizada, continúan aportando señales consistentes y homogéneas entre sí que apoyan la decisión de no activar el colchón anticíclico en este momento.
 
Esta decisión de política macroprudencial se adopta en el marco de las competencias otorgadas al Banco de España por la Ley 10/2014 de ordenación, supervisión y solvencia de entidades de crédito, y por el Real Decreto 84/2015 y la Circular del Banco de España 2/2016, que la desarrollan.