Blesa y Rato creen que Bankia violó sus derechos al obtener información de las tarjetas ‘black’

Miguel Blesa, expresidente de Caja Madrid
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los expresidentes de Caja Madrid consideran que Bankia, personada como acusación particular, no ha obtenido las pruebas de manera legítima. El expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa considera que Bankia, personada como acusación particular en el caso de las tarjetas ‘black’, no obtuvo la información relacionada con el uso de estos plásticos de forma legal, por lo que ha pedido la nulidad de dichas pruebas.
 
Según recoge Europa Press, el abogado de Blesa, Carlos Aguilar, ha argumentado en el arranque del juicio en el que se exponen las cuestiones previas, que se adhiere a la solicitud planteada por defensas de otros acusados como puede ser la del exconsejero de Caja Madrid, Estanislao Rodríguez-Ponga y añade que existe “falta de legitimación” tanto para la entidad como para el Fondo de Reestructuración Bancaria (FROB), también personado como acusación particular.
 
La representación procesal de Blesa pide la nulidad de las pruebas obtenidas “por infracción de los derechos fundamentales” y añade que el acceso que ha tenido la entidad a la información relacionada con los gastos hechos por el que fuera presidente de la entidad entre 1996 y 2010, que ascendieron a 436.688,42 euros, es “ilegítimo”.
 
Además el expresidente de Caja Madrid ha aportado el recibo del ingreso hecho este fin de semana en la cuenta habilitada para la devolución del dinero por el FROB del total gastado con el plástico.
 
Por su parte, en una breve intervención, el abogado del expresidente de Bankia Rodrigo Rato, Ignacio Ayala, ha hecho alusión a la violación de la Ley de Protección de Datos en el acceso del banco a los extractos de su tarjeta, una vulneración que afecta a sus derechos fundamentales, ha dicho.
 
Al igual que la defensa de Blesa, ha solicitado aportar el justificante del ingreso de parte de la cantidad que gastó con el plástico, algo más de 50.000 euros de los 99.054,59, que destinó al pago de cuentas de restaurantes o a la compra de bebidas alcohólicas, entre otras cosas.