El Servicio de Estudios de La Caixa especula con la posible ruptura de Bankia

El enfrentamiento entre Caja Madrid y Bancaja, o lo que es lo mismo, entre Rodrigo Rato y José Luis Olivas, ha alcanzado tal punto que el mercado comienza a especular con la posibilidad de que la caja valenciana se vea obligada a salir de Bankia, el grupo que ambas crearon. La última pista al respecto la da un informe de los analistas de La Caixa.

Según publica Expansión, que cita un documento de los expertos bursátiles de la entidad catalana, existe cada vez más recelo respecto a los problemas accionariales que presenta Bankia, en los que no se descarta “la salida de Bancaja del grupo, en cuyo caso creemos que tendría que ser intervenida”, aunque la opción es complicada a priori.

Fuentes de Bankia consultadas por EL BOLETÍN han descartado hacer ningún comentario al respecto de este informe o la posibilidad de ruptura entre Caja Madrid y Bancaja.

No obstante, la tirantez en las relaciones entre Rato y Olivas se hizo pública a raíz de la intervención del Banco de Valencia, entidad participada por Bankia por herencia de Bancaja. Olivas se vio obligado a dimitir de la vicepresidencia de Bankia y su matriz BFA, aunque se ha mantenido como presidente de Bancaja hasta ahora.

La sospecha de Caja Madrid y algunos de los otros socios es que Bancaja no aportó toda la verdad sobre su auténtica situación interna en el momento de la constitución del sistema institucional de protección (SIP), algo que parece confirmar la intervención de Banco de Valencia, del que Bancaja era máximo accionista con algo más de un 27% del capital, y que finalmente fue intervenido por el Banco de España.

Según las cuentas presentadas, Banco de Valencia perdió casi 900 millones de euros en 2011, y una vez que la entidad sea adjudicada en subasta, BFA podría registrar un impacto por su participación en ella de unos 300 millones de euros.

El enfrentamiento llevó a Bankia a solicitar una auditoría de las cuentas de Banco de Valencia, a lo que respondió Bancaja con el rechazo e impugnación de la reunión del consejo de administración del grupo que aprobó esta revisión.

Caja Madrid controla actualmente el 52% del BFA, por el 37% que controla Bancaja, mientras que el 11% restante se lo reparten entre las cinco cajas pequeñas que completaron el proceso (Caja Segovia, Caja Ávila, Caja Rioja, Caja Insular de Canarias y Caixa Laietana).