Jefe del Deutsche Bank niega la venta del negocio de gestión de fondos

Sede de Deutsche Bank
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

«Quiero referirme al rumor sobre la posible venta de la gestión de activos y dejar claro que la gestión de capital sigue siendo una parte esencial de nuestro negocio». El jefe del Deutsche Bank, John Cryan, no se plantea la venta del servicio de gestión de fondos del banco, según indicó hoy en una carta enviada a los empleados de la entidad financiera.
 
El mayor banco de Europa, que en la actualidad se encuentra en pleno proceso de reestructuración, no tiene entre sus planes someter este departamento a una fusión ni a un proceso de venta que pueda crear inseguridad, señaló en la misiva.
 
«Quiero referirme al rumor sobre la posible venta de la gestión de activos y dejar claro que la gestión de capital sigue siendo una parte esencial de nuestro negocio», apuntó Cryan.
 
El directivo no se refirió de manera directa a una posible fusión con el Commerzbank, un extremo que habían apuntado algunas informaciones. Simplemente recalcó que el objetivo de la compañía es cerrar importantes conflictos judiciales que afectan a la entidad.
 
En vista de la complicada situación que afecta al Deutsche Bank, en los últimos tiempos fueron cobrando fuerza los rumores que apuntaban a que el grupo bancario endurecería sus ajustes y se desharía del negocio de gestión de fondos.
 
La entidad germana anunció en julio de este año el cierre de 188 sucursales en Alemania y la supresión de unas 3.000 plazas de tiempo completo.
 
A nivel mundial, el Deutsche Bank tiene previsto suprimir 9.000 plazas hasta 2018 y retirarse por completo de diez países, incluidos Argentina, Chile, México, Perú y Uruguay.
 
El gran banco alemán enfrenta desde hace años una serie de escándalos judiciales y financieros que ya le costaron 12.000 millones de euros (13.464 millones de dólares) desde 2012.
 
A principios del mes de agosto, fue multado en Estados Unidos con 12,5 millones de dólares (unos 11,3 millones de euros) por filtrar de manera ilegal información confidencial sobre los mercados