El BCE mantiene tasas en el cero por ciento, su mínimo histórico

Sede del BCE
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La entidad monetaria tampoco ha movido la tasa que penaliza los depósitos que los bancos guardan en la caja fuerte del BCE, que sigue invariable en el 0,4 por ciento negativo. El Banco Central Europeo (BCE) mantuvo hoy la principal tasa de interés de la zona euro en el cero por ciento, su mínimo histórico, en un momento de persistente baja inflación que sigue reinando en la economía de la zona euro.
 
La entidad monetaria tampoco ha movido la tasa que penaliza los depósitos que los bancos guardan en la caja fuerte del BCE, que sigue invariable en el 0,4 por ciento negativo.
 
Los expertos creían que el organismo podría anunciar hoy una ampliación de su programa de compra de deuda soberana y corporativa de cara a impulsar la coyuntura de la eurozona, aunque no esperan que se activen nuevos estímulos al crecimiento.
 
En la actualidad, el BCE compra mensualmente bonos por valor de 80.000 millones de euros (88.000 millones de dólares) con el objetivo de cumplir con su mandato que establece mantener la inflación de la zona euro en valores por debajo, pero cercanos, al 2 por ciento.
 
Las expectativas se centran ahora en la tradicional conferencia de prensa que ofrecerá a continuación el presidente del banco, Mario Draghi, en la que tambien dará a conocer las nuevas previsiones de crecimiento e inflación.
 
Estos pronósticos tendrán por primera vez en cuenta el impacto económico que, según cálculos de los banqueros centrales, tendrá el ‘Brexit’ en la eurozona.
 
«Presumiblemente (el Banco Central Europeo) bajará ligeramente sus proyecciones de crecimiento e inflación», señaló el economista jefe del Commerzbank Joerg Kraemer.
 
En el mes de agosto, la tasa de inflación interanual de la zona euro se situó en el 0,2 por ciento, según datos de la oficina de estadísticas Eurostat. Este es un valor que sigue situándose muy lejos del objetivo del 2 por ciento que se fija la entidad como ideal.
 
«Los indicadores de inflación subyacente y las previsiones de inflación permanecen en niveles bajos y no parece que se vayan a producir cambios notables hasta el mes de marzo», aseguró Marco Valli, economista de Unicredit.
 
La entidad monetaria encara el final del año con una serie de temas sobre la mesa que generan cierta incertidumbre.
 
Así, además de las consecuencias que pueda tener la salida de Reino Unido de la Unión Europea, se suma el referéndum sobre la reforma constitucional que se celebrará en noviembre en Italia y la complicada situación de la banca europea.
 
Tampoco podrá perder de vista la situación política que se vive en España, un país que lleva más de ocho meses sin Gobierno, y deberá estar atento a los resultados de las elecciones presidenciales en Estados Unidos.
 
El BCE rebajó en marzo por primera vez al cero por ciento la tasa que pagan los bancos por recibir dinero. También elevó al -0,4 por ciento la penalización que deben pagar por reservar fondos en el BCE en lugar de dedicarlos a conceder créditos para incentivar la economía.
 
Paralelamente, la entidad monetaria inyecta mensualmente unos 80.000 millones de euros (88.000 millones de dólares) en el mercado a través de la compra de deuda soberana y desde junio también de deuda corporativa.