Suma y sigue: la gran banca de inversión ya ha pagado tantas multas como en todo 2015

Goldman Sachs
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

En los ocho meses de 2016, los diez grandes bancos de inversión del mundo han pagado ya 9.790 millones de dólares en multas. Las esperanzas de que las multas por las malas prácticas comenzasen a disminuir este año no han tardado mucho en echarse por tierra: en lo que va de 2016, los diez grandes bancos de inversión del mundo ya se han visto obligados a desembolsar en multas y sanciones casi tanto dinero como el pagado en todo 2015.
 
De acuerdo con los datos de la firma de análisis Corlytics que recoge Financial Times, los bancos han pagado en los ocho meses de 2016 un montante de 9.790 millones de dólares, por lo que todo parece indicar que se superarán los 10.360 millones del conjunto de 2015.
 
No obstante, las cifras están muy lejos de las alcanzadas en 2013 y 2014, cuando se produjo un auténtico ‘boom’ de penalizaciones tras las malas prácticas que dieron origen a la crisis financiera, como las ventas de bonos hipotecarios o la manipulación de los tipos de interés. En concreto, en 2013 las multas sumaron 29.800 millones de dólares, montante que se elevó nada menos que hasta 58.240 millones en el siguiente ejercicio.
 
Los diez bancos incluidos en la suma son los cinco grandes de Wall Street –Goldman Sachs, Citi, JP Morgan, Bank of America y Morgan Stanley– y otros cinco europeos –Deutsche Bank, Credit Suisse, UBS, HSBC y Barclays-. De ellos, Goldman se lleva por el momento la palma, con el pago en lo que va de año de 5.000 millones de dólares por la venta irregular de títulos respaldados por hipotecas. Otros bancos se enfrentan a casos similares por lo que en los próximos meses podrían tener que hacer también desembolsos cuantiosos.
 
La gran duda es si las provisiones constituidas son suficientes para hacer frente a este riesgo. En ese sentido, las entidades analizadas comenzaron el año con unas provisiones constituidas por valor de 43.700 millones de dólares, muy por encima de los 36.300 millones con los que iniciaron 2015.
 
Philippe Morel, jefe global de mercados de capitales en Boston Consulting Group, advierte no obstante a Financial Times que mientras los bancos han invertido grandes sumas para evitar futuros problemas por ventas abusivas y la manipulaciones del mercado en el pasado, la nueva regulación podría suponer ahora una nueva ronda de sanciones.
 
Tal y como destaca, la nueva directiva europea MiFID 2, que se implantará en el año 2018, podría traer consigo una “gran cantidad de multas potenciales”, debido a la complejidad de las normas y a los requisitos de información. Los reguladores obtendrán enormes cantidades de datos sobre las transacciones de los bancos, explica, lo que supone un “gran potencial para un mejor análisis de posibles malas conductas desde la perspectiva del regulador”.