La caída de ingresos pone contra la pared a la banca de inversión

Billetes de euro
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los ingresos combinados de los grandes bancos de inversión alcanzaron los 79.000 millones de dólares en el primer semestre de 2016. Los ingresos combinados de los grandes bancos de inversión mundiales bajaron un 15% en la primera mitad del año, la mayor caída desde la crisis financiera, subrayando la urgencia de tomar medidas radicales para aumentar el retorno a los accionistas.
 
En el segundo trimestre del año se observó una mayor actividad que en primer parcial del año, donde hubo caídas en los segmentos de bonos, acciones, materias primas u operaciones empresariales. Aun así, el rebote no fue suficiente para evitar la caída de los ingresos en la primera mitad del año para los 12 mayores bancos de inversión, de acuerdo con cifras de Coalition que recoge el diario Financial Times.
 
En concreto, los ingresos alcanzaron los 79.000 millones de dólares en el primer semestre de 2016, frente a los 93.300 millones del mismo período de 2015. Se trata de la mayor caída desde el registrado entre las primeras mitades de 2009 y 2010, que fue de un 25%. En el primer semestre de 2009, eso sí, se alcanzó además el máximo, de 140.000 millones de dólares.
 
Los 12 bancos analizados por la firma son Bank of America, Barclays, BNP Paribas, Citigroup, Credit Suisse, Deutsche Bank, Goldman, HSBC, JPMorgan Chase, Morgan Stanley, Société Générale y UBS.
 
George Kuznetsov, jefe de investigación y análisis de Coalition, señala no obstante al diario británico que las perspectivas para la segunda mitad de 2016 son más positivas, después de que el tercer trimestre esté continuando la línea del segundo. A pesar de ello, ningún banco espera que sus ingresos suban más de un 5% o un 6% el próximo año, debido además a la normativa más estricta sobre el capital.
 
“Los bancos de inversión se están dando cuenta de que no hay alivio en el horizonte, la asignación de capital probablemente no va a cambiar mucho, y los reglamentos no cambiarán mucho. Así que la mejora en los rendimientos se vuelve dependiente de la optimización de la base de costes o aumentar la cuota de mercado”, zanja Kuznetsov.