¿Se está comprando el BCE bonos a sí mismo?

Sede del BCE
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los analistas de Jefferies apuntan a que el BCE acaba comprándose bonos a sí mismo indirectamente a través de los diferentes bancos centrales nacionales. No son pocas las voces que han apuntado en los últimos meses a que el Banco Central Europeo (BCE) se quedará pronto sin bonos que poder adquirir dentro de su agresivo programa de estímulo. Los analistas de Jefferies Marchel Alexandrovich y David Owen podrían haber encontrado el ‘truco’, que la institución que preside Mario Draghi esté comprándose indirectamente los bonos a sí mismo.
 
Tal y como recoge The Wall Street Journal, así es como Jefferies piensa que puede funcionar. El QE del BCE se implementa a través de los diversos bancos centrales, como el Bundesbank o el Banco de España, que compran los bonos ciñéndose a las reglas establecidas por la institución comunitaria.
 
El problema es que las limitaciones que establece el BCE estrechan mucho la cantidad de deuda que los bancos centrales pueden comprar, ya que impiden adquirir demasiada deuda de un sólo país o títulos con una rentabilidad por debajo del -0,4% que establece el tipo de depósito de la institución. El BCE podría estar encontrándose dificultades para comprar bonos de algunos países como Irlanda, Portugal o Alemania, cuya deuda está adentrándose más en terreno negativo.
 
Sin embargo, algo que no se tiene en cuenta normalmente es que los bancos centrales nacionales también venden bonos. En ocasiones reducen sus carteras como parte de sus actividades de gestión de reservas. Así, por ejemplo, mientras el Bundesbank compró entre marzo y julio 209.000 millones de euros en bonos, al mismo tiempo también vendió títulos por otros 43.000 millones, de acuerdo a las cuentas de Jefferies.
 
Esos títulos regresan pues al mercado donde pueden volver a ser comprados, lo que podría ayudar a los bancos centrales para evitar las restricciones del programa.
 
“Esto sugiere que una de las formas en que se ha implementado QE, especialmente en los países donde la escasez puede ser un problema, pasa por que el (banco central nacional) esté en esencia comprándose bonos a sí mismo; o más intrigante, tal vez incluso a los otros bancos centrales del Eurosistema”, señala Alexandrovich, uno de los economistas de la firma.
 
El Consejo de Gobierno del BCE celebrará el próximo 8 de septiembre una nueva reunión de política monetaria, en la que, aunque no se esperan sorpresas, los hombres de Draghi podrían dar pistas sobre los próximos pasos que tomará la institución.