Comprar deuda bancaria, ¿el próximo paso de Draghi?

Mario Draghi, presidente del BCE
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los analistas analizan las próximas medidas que podría anunciar el Consejo de Gobierno del BCE, que vuelve a reunirse el 8 de septiembre. El Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) volverá a celebrar la próxima semana una reunión de política monetaria y los analistas ya comienzan a especular con cuál será el siguiente movimiento de Mario Draghi. Una opción que se ha puesto sobre la mesa es que la institución acabe comprando deuda bancaria no garantizada dentro de su agresivo programa de estímulo.
 
Aunque no se espera que en la reunión de septiembre haya sorpresas, Draghi podría dar pistas sobre los próximos pasos que dará el BCE en su programa de compra de bonos y que, de acuerdo con las estimaciones de los analistas de Morgan Stanley, podrían pasar por comprar deuda senior bancaria.
 
La institución ya compra cédulas hipotecarias y títulos respaldados por activos (ABS) por lo que la extensión a la deuda senior podría ser un paso lógico. “Creemos probable que el BCE añada la deuda bancaria no garantizada a su programa de compras”, señalan los analistas de Morgan Stanley en una nota recogida por Financial Times. No obstante, los expertos advierten que la medida “no está exenta de dificultades”, dada la “doble función del BCE como supervisor y el nuevo régimen de recapitalización”, por lo que consideran que se requerirá “un amplio consenso del Consejo”.
 
Aun así, Morgan Stanley apuesta por que la decisión se anuncie en diciembre. Los analistas estiman que alrededor de 220.000 millones de euros en deuda bancaria senior no garantizada cumplirían los criterios del CSPP (programa de compra de deuda empresarial del BCE) y estos bonos ya están admitidos como garantía, lo que ha sido “uno de los parámetros rectores de otros programas de compra del BCE”.
 
Por su parte, Christopher Dembik, analista financiero de Saxo Bank, señala en una nota que el escenario más probable es que el BCE extienda su programa de estímulo en marzo de 2017 en seis o nueve meses, “que es casi un hecho”, y que establezca los límites a los emisores a 50% en lugar del 33%.
 
Esto podría permitir al BCE comprar más bonos alemanes y sería una decisión “coherente” teniendo en cuenta la probable extensión de las compras de activos, señala el experto, que tampoco descarta nuevos recortes de tasas de depósito, a pesar de que es “un instrumento arriesgado de la política monetaria (según prevé el último informe del Fondo Monetario Internacional sobre la zona del euro) que puede dañar seriamente la rentabilidad del sector financiero”.
 
A largo plazo, la “evolución más lógica” de la política monetaria del BCE consistiría en aumentar la cantidad mensual de la CSPP con el fin de reducir aún más los costes de endeudamiento y de inversión para grandes empresas, apunta Dembik.