Las eléctricas también sacan partido del dinero barato del BCE

El Fondo de Amortización del Déficit Eléctrico (FADE) ha cerrado la venta entre inversores privados de bonos valorados en 844 millones de euros con vencimiento a cinco años y unos intereses más bajos que en la anterior colocación.

Según la información remitida a la CNMV, la rentabilidad de estos títulos, que vencen en diciembre de 2017, ha ascendido al 4,8%. Hace apenas un mes este fondo (al que las cinco grandes eléctricas ceden el déficit tarifario que ellas financian en tanto se tituliza con el aval del Estado) hizo otra emisión con los mismos intereses, pero con un vencimiento más bajo, en marzo de 2014.

Tras esta emisión, ya son diez las colocaciones privadas realizadas desde noviembre, lo que demostraría, según se comenta en el sector, que existe un interés claro del mercado por comprar bonos eléctricos, de los que se han colocado ya 11.500 millones: 8.500 millones de euros en las cinco colocaciones realizadas por el Tesoro público entre enero y septiembre de 2011 y otros 3.000 millones en las ocho privadas.

Además del apetito de los inversores, el mercado atribuye el éxito de estas operaciones a la inyección de liquidez de la máxima autoridad monetaria europea. El BCE dio a la banca ayer más de medio billón de euros, a devolver en tres años, con un interés del 1%.

El déficit de tarifa, que se crea porque los ingresos del sistema eléctrico son inferiores a los costes, cerró el año pasado en los 24.000 millones de euros. El FADE esperaba colocar durante 2011 un total 15.400 millones de este pasivo, pero la crisis de la deuda soberana impidió la celebración regular de emisiones. Desde finales del año pasado, el Gobierno aprobó la posibilidad de colocar este déficit entre inversores institucionales con colocaciones privadas.