Las ETT entran el negocio de los cursos de formación

Con la nueva reforma laboral aprobada por el Gobierno el pasado viernes, las Empresas de Trabajo Temporal (ETT) podrán, si así lo solicitan, asumir funciones de las Agencias de Colocación, lo que les ofrece la posibilidad de impartir cursos de formación. Esta labor pertenecía hasta ahora en exclusiva a “las organizaciones empresariales y sindicales”.

De este modo, el decreto ley de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral, en vigor desde el pasado domingo, recoge en su artículo 2 del capítulo I, que podrán participar en la formación laboral “centros y entidades de formación debidamente acreditados”. Con esta modificación se pretende lograr una oferta “más variada, descentralizada y eficiente”.

Por esta tarea exclusiva, las organizaciones empresariales, como CEOE y CEPYME, y sindicales, como CCOO y UGT, percibían 700 millones de euros, repartidos entre más de 3.000 organizaciones de todos los ámbitos. De esta cantidad, 300 millones de euros se empleaban en la formación de trabajadores ya empleados y el resto en desempleados.