De Guindos presenta su reforma del sector financiero de 50.000 millones de euros

El ministro de Economía, Luis De Guindos, ha presentado hoy la reforma financiera que mañana aprobará el consejo de ministros, y que tendrá un coste total de 50.000 millones de euros, tal y como estaba previsto.

El punto clave de la reforma será el saneamiento, “perfectamente asumible” según De Guindos, de los activos inmobiliarios, que alcanzará los 50.000 millones de euros, y que se realizará en “base a las tasaciones actuales”. En concreto, y según el ministro, para los activos problemáticos se establece una provisión específica, con una dotación extraordinaria con cargo a resultados, por un importe próximo a 25.000 millones de euros.

Se prevé, asimismo, un colchón de capital del 20% sobre suelo y del 15% para promoción en curso, que irá con cargo a beneficios no distribuidos, ampliación de capital o conversión de híbridos (preferentes, bonos convertibles, deuda subordinada…), por un importe estimado en torno a 15.000 millones de euros.

En el caso de los activos no problemáticos ligados a promoción inmobiliaria se establece una provisión genérica del 7%, en previsión de un posible deterioro futuro. Esta provisión se realizará contra resultados y su importe estimado estará en torno a 10.000 millones de euros. La fecha límite para realizar la provisión específica, la genérica y la dotación de capital será el 31 de diciembre de 2012.

Tras la reforma, las provisiones específicas más el colchón de capital cubrirán un 80% de los activos problemáticos (hasta ahora el 31%) en el caso del suelo; el 65% en el caso de las promociones en curso (antes el 27%) y el 35% en promoción terminada y vivienda (antes el 25%).

El otro punto clave de la reforma será la concentración del sector. Como incentivo para lograr este objetivo, el Gobierno da un plazo de dos años para cumplir con estos saneamientos a las entidades que entren en un proceso de integración o se encuentren en uno iniciado después de septiembre de 2011.

El Gobierno quiere que el proceso sea rápido: antes del 30 de mayo, las fusiones deberán haber sido presentadas al Banco de España, antes del 30 de septiembre estar aprobadas por los órganos de gobierno de las entidades y estar completadas antes del uno de enero de 2013.

Para facilitar estos proceso, el FROB podrá comprar bonos contingentes convertibles, los populares ‘CoCos’. El plan es que el Estado compre estos títulos, que se convertirán obligatoriamente en acciones si el core capital del banco fusionado bajase del umbral del 8%.

Para tal contingencia, el Tesoro emitirá 15.000 millones de euros de deuda, que no tendrá impacto sobre el déficit público. No obstante, De Guindos ha defendido que “no se utilizarán recursos públicos” para rescatar a las entidades.