Rato acaba con las últimas huellas de Olivas en Bankia

Desde el enfriamiento de las relaciones entre Rodrigo Rato y José Luis Olivas, que acabó con la dimisión de este último de la vicepresidencia de Bankia, la influencia de Bancaja dentro del organigrama del banco cotizado se ha ido reduciendo a la mínima expresión, a pesar de que la caja valenciana aún controla un 18% de la entidad.

Según publica el diario ‘Levante’, el director de Medios del grupo, Pedro Vázquez, el ejecutivo de mayor rango que quedaba de entre los que salieron de Bancaja, y Vicente Tos, director de Sistemas de Información, se han prejubilado, aprovechando el programa de bajas para mayores de 55 años que se cerraba ayer y que conlleva percibir el 95% del sueldo.

Estas dos últimas salidas dejan sin apenas representación de la antigua Bancaja dentro del organigrama del banco cotizado, al que todos los rumores vinculan ahora dentro de una fusión con CaixaBank.

La marcha de estos dos últimos directivos se produce asimismo poco después del nombramiento de Francisco Pons, ex presidente de la Asociación Valenciana de Empresarios, como vicepresidente de Bankia en sustitución de José Luis Olivas, que se ha atrincherado en la presidencia de Bancaja.

La relación entre el presidente de Bankia, Rodrigo Rato, y Olivas se deterioró a raíz de la situación de Banco de Valencia, entidad que estuvo presidida por el ex político valenciano y que finalmente tuvo que ser intervenida por el Banco de España. La polémica suscitada por este caso obligó finalmente a Olivas a abandonar la vicepresidencia de Bankia, puesto que ocupaba desde su creación en verano de 2010.

Banco Financiero y de Ahorros (BFA), la matriz de Bankia, era el principal accionista de Banco de Valencia, herencia de la participación que mantenía Bancaja en la entidad regional, y ahora podría enfrentarse a un agujero de más de 300 millones de euros si el supervisor decide subastarla tras realizar una ‘operación acordeón’ con sus acciones.

Bankia, en Bolsa desde julio del año pasado, surgió tras la fusión de Caja Madrid, Bancaja y otras cinco cajas de ahorros de menor tamaño.