La jubilación de Zurita reabre la batalla interna de Bancaja

Bajan aguas turbulentas en Bankia. Mientras en Madrid la posible fusión con CaixaBank se ha convertido en la comidilla del sector, Bancaja, uno de los principales accionistas del banco que preside Rodrigo Rato, se encuentra inmerso en la polémica ante el posible regreso de Aurelio Izquierdo, que fuera presidente de Banco de Valencia, a su seno.

El último capítulo por ahora, la prejubilación del director general de Bancaja, Juan Zurita, que abriría la puerta al regreso de Izquierdo. Esta decisión se formalizará en próximas reuniones de los órganos de gobierno de la caja, que preside José Luis Olivas y está integrada en Bankia, así como el relevo en la dirección general.

Juan Zurita relevó en el cargo a Aurelio Izquierdo en octubre del año pasado, cuando éste fue nombrado consejero delegado de Banco de Valencia.

Izquierdo ha tenido un último año frenético. Desde 2007 fue la mano derecha de Olivas como director general de Bancaja, puesto que dejó para asumir el de director general de Negocio de Bankia en junio de 2011. En octubre de ese mismo año, dejó la entidad que preside Rodrigo Rato para dirigir el Banco de Valencia, primero como consejero delegado y luego como presidente, hasta la intervención de la entidad por el Banco de España en noviembre.

La primera decisión del supervisor fue la de relevar a toda la cúpula directiva del banco, dejando a Aurelio Izquierdo sin trabajo de nuevo, lo que le ha llevado a exigir su reinserción en Bancaja. Según publica ‘El Economista’, Izquierdo se blindó antes de aceptar los sucesivos traslados y ahora exige volver a un puesto directivo en la entidad o que se le pague la indemnización prevista en su contrato, que ascendería a cerca de tres millones de euros.

Sin embargo, el regreso de Izquierdo cuenta con el rechazo de la mayoría del consejo de administración de Bancaja, que desde 2004 había sido controlado con ‘puño de hierro’ Olivas. Sin embargo, su estrella ha comenzado a brillar menos tras la integración dentro de Bankia, y, sobre todo, el enfrentamiento que mantuvo con Rodrigo Rato, y que le costó la vicepresidencia de Bankia.