El Santander ampliará capital en 7.500 millones para cumplir con Basilea III

Banco Santander
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El banco que preside Ana Botín adelanta que su beneficio de 2014 creció un 30%. El consejo de administración de Banco Santander ha acordado una ampliación de capital de hasta 7.500 millones de euros, mediante la emisión de hasta 1.258,4 millones de acciones, con exclusión del derecho preferente de suscripción para los actuales accionistas. La emisión se llevará a cabo a través del procedimiento de colocación privada acelerada dirigida únicamente a inversores institucionales.

Las recientes pruebas de resistencia realizadas por el Banco Central Europeo (BCE) y la Autoridad Bancaria Europea (EBA) pusieron de manifiesto que la entidad que preside Ana Botín cuenta con una sólida posición de capital y que cumple holgadamente holgadamente con los ratios que son exigibles conforme a la normativa en vigor, destaca el banco. Sin embargo, Santander estima conveniente anticipar el cumplimiento de los requerimientos de capital derivados de Basilea III, asumiendo su plena aplicación ya desde este ejercicio aunque sólo serían exigibles a partir de enero de 2019, aprovechando la actual coyuntura del mercado. De hecho, al ser preguntada por un analista de Morgan Stanley, la propia Ana Botín ha negado que el dinero recaudado vaya a ir destinado a ninguna gran adquisición.

Tras esta ampliación de capital, el banco alcanzará este año un ratio de capital fully loaded de alrededor del 10%. “Este nivel situaría a la entidad entre los bancos con mayor fortaleza de capital a nivel internacional, teniendo en cuenta que Santander posee una diversificación geográfica y un modelo de negocio minorista que le permite una baja volatilidad en sus resultados, tal como ha quedado confirmado en los recientes ejercicios del BCE”, afirma la entidad.

5.800 millones de beneficio en 2014

El banco también ha anunciado que su beneficio neto atribuido de 2014 alcanzó aproximadamente 5.800 millones de euros, lo que supone un aumento ligeramente superior al 30% con respecto a 2013. Si se excluye el impacto de los tipos de cambio, el beneficio habría crecido un 40%, gracias a la recuperación de los ingresos, que crecen aproximadamente un 6%; el control de costes, que solo aumentan un 3%, y el descenso de las provisiones en un 10%.

Nueva política de dividendo

Tras la ampliación de capital, Santander reformulará su política de dividendo volviendo a pagar en efectivo la mayor parte del mismo. La entidad pasará a distribuir tres dividendos en efectivo y un ‘scrip dividend’ con cargo a dicho ejercicio, por importe estimado de cinco céntimos cada uno de ellos. Hasta ahora, el Santander apostaba en exclusiva por la fórmula ‘scrip dividend’, que permite al accionista elegir entre cobrar en efectivo o en títulos.

Con el pago previsto, la entidad desembolsará un total de 0,20 euros, frente a los 0,60 que del anterior ejercicio, si bien este desembolso se realizó en su mayor parte a través de títulos del propio banco. En los próximos ejercicios, la evolución del dividendo será acorde al crecimiento de los resultados, con el objetivo de que la remuneración en efectivo (cash pay-out) represente entre el 30% y el 40% del beneficio recurrente, en lugar del 20% actual.

El actual “Dividendo Elección” ha facilitado, durante los años de la crisis, que la entidad se recapitalice al ritmo de las exigencias regulatorias y ha permitido que los accionistas puedan optar por recibir su retribución en acciones o en efectivo.

Las acciones de Banco Santander habían sido suspendidas de negociación por la CNMV pasadas las dos menos cuarto de la tarde, cuando subían un 3,33% hasta alcanzar los 6,8 euros. Las acciones volverán a cotizar mañana.