Los test de estrés de la banca española, un negocio de 32 millones para Oliver Wyman y las auditoras

Luís María Linde, gobernador del Banco de España
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Linde destaca que “todas las entidades españolas estarían en condiciones de resistir un escenario hipotético muy severo”, según las pruebas realizadas. La evaluación global a la banca española, incluyendo tanto los test de estrés como la revisión de calidad de los activos (AQR) ha tenido un coste total de 32 millones de euros, según ha explicado el gobernador del Banco de España, Luis María Linde, que ha añadido que de esa cifra 11 corresponden al consultor -Oliver Wyman- y otros 21 millones a las firmas de auditoría y consultoras.

De acuerdo con lo previsto en la vigente Ley de ordenación, supervisión y solvencia de las entidades de crédito, este coste será repercutido a las entidades, de acuerdo con las claves y procedimientos que fija la ley. El gobernador ha destacado que no tenía cifras del coste total de las pruebas en Europa, en las que han trabajado 6.000 expertos, de ellos 800 sólo en España.

El gobernador ha señalado que las pruebas de resistencia realizadas por el BCE y la EBA han puesto de manifiesto que “todas las entidades españolas estarían en condiciones de resistir un escenario hipotético muy severo”.

Linde, que ha comparecido en rueda de prensa junto al subgobernador del BdE y presidente del FROB, Fernando Restoy, ha destacado que desde enero de 2008 los bancos españoles han hecho un esfuerzo de provisiones de 277.640 millones de euros, equivalentes a un 25% del PIB de España. En ese sentido, “cabía esperar que la situación de partida de la banca española se situara en un buen lugar relativo en el conjunto de los países europeos”, ha señalado el gobernador, que considera que el resultado de la evaluación global “confirma esa previsión”.

Sólo un banco español, Liberbank, ha presentado déficit de capital en el AQR y de apenas 32 millones de euros que la entidad ya ha cubierto de sobra (casi 640 millones) a través de las emisiones de capital llevadas a cabo en los nueve primeros meses del año.