Liberbank, único suspenso español en el examen de Mario Draghi por 32 millones de euros

Oficina de Liberbank
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

Un total de 25 bancos de los 130 examinados no logran superar la prueba, con un déficit de capital conjunto de 25.000 millones de euros, según ha publicado el BCE. Liberbank ha sido el único banco español que no ha logrado superar los test de estrés realizados por el Banco Central Europeo (BCE), según los datos que ha hecho públicos la institución que preside Mario Draghi. En total, 25 de las 130 entidades examinadas no han logrado superar la prueba, con un déficit de capital de 25.000 millones.

En el ejercicio se establecieron unos umbrales mínimos que debían ser superados en las distintas partes de la evaluación global. En particular, los bancos debían cumplir con una ratio mínima del 8% de CET1 para superar con éxito el ejercicio de revisión de calidad de los activos o AQR (el que ha suspendido Liberbank) y el escenario central de las pruebas de resistencia. En el caso del escenario adverso de estas pruebas, el umbral mínimo era del 5,5%.

El que será nuevo supervisor único bancario, señala que 12 de los 25 bancos que no han superado la prueba ya han cubierto sus déficits de capital en unos 15.000 millones de euros, mediante la emisión de acciones o otros títulos de capital en los nueve primeros meses de 2014. Los bancos suspensos tienen ahora dos semanas para presentar al BCE sus planes de capital, y nueve meses para cubrir el montante necesario.

El único banco español que ha suspendido ha sido Liberbank. Al banco surgido de la fusión de Cajastur (CCM), Caja Cantabria y Caja Extremadura le han faltado apenas 32,24 millones de euros para lograr superar la prueba. En concreto, el core equity Tier 1 o CET1 -capital de máxima calidad- de la entidad se quedaba en el 7,82% al cierre de diciembre de 2013 ajustado por la revisión de calidad de los activos (AQR), 18 puntos básicos por debajo del mínimo exigido. No obstante, sí ha logrado superar las pruebas de los test de estrés en el escenario adverso, con una ratio del 5,62%.

El banco que preside Manuel Menéndez ha emitido ya 574,84 millones de euros en instrumentos de capital computables como CET1, y ha convertido instrumentos híbridos en capital en otros 61,86 millones. Por contra, la entidad, que canjeó de manera forzosa sus preferentes por acciones, ha incurrido en sanciones o gastos judiciales entre enero y septiembre por 20,83 millones. Si se tienen en cuenta las medidas adoptadas ya por Liberbank, la entidad pasaría la prueba con un margen de dos puntos porcentuales.

El resto de bancos españoles analizados ha logrado superar la prueba con “un margen de holgura considerable”, según ha señalado el Banco de España. Todas las entidades analizadas ha superado en más de dos puntos porcentuales el umbral del 5,5% que se estableció para el escenario adverso.

En el escenario adverso, que en ningún caso de trata de una previsión sino de una hipótesis, el PIB de España se contraería un 0,3% este año, un 1% en 2015, y apenas crecería un 0,1% en 2016. En la Unión Europea, la contracción de la economía prevista para la región sería del 0,7% este año y del 1,5% el próximo, más acusada que la de España; mientras que en 2016 el PIB de la región prácticamente estaría estancado.

También se prevén nuevas turbulencias en el mercado inmobiliario español, en el que los precios de la vivienda caerían un 3,1% este año y un 5% en 2015 y 2016; descensos inferiores a la media de la UE, que sería del 8,7% este año y el 14% en los dos siguientes.

Los bancos examinados y que han superado la prueba han sido BFA-Bankia (10,30% capital en el escenario adverso); Bankinter (10,80%); BBVA (8,97%); BMN (8,09%); La Caixa (9,25%); Cajas Rurales Unidas (7,99%); CatalunyaCaixa (8,02%); Ibercaja (7,82%); Kutxabank (11,82%); Novagalicia (9,14%); Banco Popular (7,56%); Banco Sabadell (8,33%); Banco Santander (8,95%); Unicaja (8,89%).

Junto al español Liberbank, otros 24 bancos europeos han suspendido la prueba. Tal y como estaba previsto, los bancos italianos (hasta nueve suspensos), griegos y portugueses se han llevado la peor parte. Los que no han pasado la prueba han sido Eurobank, Monte dei Paschi di Sienna, National Bank of Greece, Banca Carige, Cooperative Central Bank, Banco Comercial Portugues, Bank of Cyprus, Oesterreichischer Volksbanken-Verbund, Permanent TSB, Veneto Banca, Banco Popolare, Banca Popolare di Milano, Banca Polpolare di Vicenza, Piraeus Bank, Credito Valtellinese, Dexia, Banca Popolare di Sondrio, Hellenic Bank, Münchener Hypothekenbank, AXA Bank Europe, C.R.H. – Caisse de Refinancement de l’Habitat, Banca Popolare dell’Emilia Romagna, Nova Ljubljanska banka, y Nova Kreditna Banka Maribor.

Tras estas pruebas de esfuerzo realizadas a 130 bancos, el BCE se convertirá el próximo cuatro de noviembre en el supervisor único de la zona del euro.