Csica alerta de más despidos y nuevas fusiones en las cajas de ahorros

Luis José Rodríguez Alfayate, presidente del sindicato Csica
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El presidente del sindicato considera que las ‘tarjetas b’ de Caja Madrid son un “caso puntual” pero afirma que han dañado “seriamente” al sector. El presidente del sindicato Csica, Luis José Rodríguez Alfayate, ha alertado de que el fuerte recorte de puestos de trabajo sufrido en el sector de las antiguas cajas de ahorros aún no se ha cerrado. A su juicio, el ajuste continuará en el futuro hasta que la cifra total de empleados que pierdan su puesto alcance las 40.000 personas.

“También auguramos más cambios, con nuevas fusiones, en un breve espacio de tiempo”, ha adelantado en declaraciones a Europa Press en las que ha indicado asimismo que los bancos no aciertan al culpar a las cajas de la situación creada, ya que ellos “también han estado implicados”. “Lo que están haciendo ahora los bancos es aprovechar el tirón del rescate de cajas, pero tampoco están libres de culpa”, ha remarcado.

El objetivo del sindicato es ganar más representación en las entidades en las próximas elecciones sindicales que se celebrarán en noviembre. “Queremos seguir creciendo y no descartamos convertirnos en la segunda fuerza sindical”, ha apuntado.

Csica está presente en todas las antiguas cajas de ahorro y ahora, gracias a su unión con Fuerza Independencia y Empleo (FINE), también tienen representación en Santander, BBVA y Banco Sabadell.

Sobre el escándalo de las tarjetas opacas de Caja Madrid, Rodríguez Alfayate ha afirmado “no es una práctica extendida en las cajas de ahorros” y lo considera “un caso puntual”, al tiempo que ha apuntado que, a la hora de pedir responsabilidades, habrá que dirigirse a “todos aquellos organismos que concedieron, consintieron y ocultaron” su utilización. En esa línea, restituir el dinero empleado en esos pagos “no es, en ningún modo, suficiente”, porque entiende que “no todo vale”.

Además, ha hecho hincapié en que tiene que ser la Justicia la que se encargue de decidir las sanciones o penas para los responsables y se ha lamentado de que tanto el sector como sus trabajadores “han visto seriamente dañada su imagen y buen hacer por este asunto”. “Han pagado justos por pecadores. Nuestros compañeros han hecho su trabajo de manera honesta y, finalmente, ellos han sido los que han perdido su empleo. La Justicia debe actuar, tiene que hacerlo para poder seguir creyendo que no todo vale en este país”, ha sentenciado.