Fitch alerta de que los bancos de la periferia acaparan dos tercios de los créditos dudosos

Fitch Ratings
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La agencia de calificación espera que la mayor parte de los bancos de la eurozona supere los test de estrés del BCE. Fitch Ratings prevé que la mayoría de los bancos de la zona del euro supere el examen a la banca que realizará el Banco Central Europeo (BCE). De hecho, la agencia de calificación considera que en el caso de que haya suspensos, se producirán mayormente por “problemas técnicos”.

En este sentido, Fitch explica que gran parte de las entidades que no superen las pruebas ya han hecho frente a lo largo de 2014 a los déficits de capital que tenían a finales de 2013, fecha utilizada como referencia para el examen, o podrán captarlo con facilidad dentro de un grupo bancario.

“Sólo una pequeña minoría de entidades es probable que tenga un déficit de capital que se traduzca en la necesidad de establecer un plan para captar capital o reducir activos hasta mediados de 2015”, subraya.

Fitch califica esta prueba como un paso para igualar el acceso de los bancos a la financiación del sector privado y su capacidad para ampliar el crédito, pero advierte de que los altos niveles de préstamos problemáticos sin provisionar harán que algunos bancos sean aún vulnerables, especialmente en los países más débiles.

En esta línea, remarca que existe una “fuerte correlación” entre los bancos con balances más débiles y los soberanos de la eurozona más débiles. Así, apunta que Grecia, Irlanda, Italia y España acumulaban más de dos tercios de los préstamos dudosos sin provisionar a finales de la primera mitad de 2014.

Asimismo, reconoce que la gran mayoría de los 130 bancos analizados han fortalecido “notablemente” su capitalización desde los tests de estrés de 2011, un proceso que ha seguido en 2014, cuando han captado alrededor de 65.000 millones de euros en los seis primeros meses del año.

La agencia espera nuevos incrementos de capital y reestructuraciones en los bancos que hayan sido identificados como las más débiles, a pesar de lo cual la fortaleza de su balance seguirá dependiendo de la valoración de los colaterales. Por ello, considera necesarios nuevos progresos en los primeros años del mecanismo único de supervisión para fortalecer los balances.

A este respecto, agrega que el valor de los colaterales se verá inevitablemente afectado por la economía y espera que este vínculo se mantenga durante un tiempo, por lo que las diferentes fortalezas de las economías nacionales seguirán siendo un factor clave para la solvencia individual de los bancos.