Castellano deja colgados a los inversores de las preferentes de la caja gallega

Novagalicia, el banco nacionalizado por el Banco de España y presidido por José María Castellano, ha anunciado hoy una modificación en la remuneración de las participaciones preferentes ‘Serie A’ emitidas por la ya desaparecida Caixa Galicia, que pasarán a pagar un interés del 2,48%, por debajo de la tasa de inflación y muy lejos de las rentabilidades que ofrecen los depósitos.

De hecho, la remuneración de las preferentes se compara muy negativamente con el ‘Depósito 3+4’ que el propio banco gallego ofrece en su portal. Este producto renta, a un plazo de seis meses, una TAE del 3,21% con una liquidación de intereses mensual y total disponibilidad de fondos sin penalización.

Novagalicia Banco ha notificado hoy a la Comisión Nacional del Mercado de valores (CNMV) que, “ante la imposibilidad de obtener el tipo de interés medio de operaciones de compraventa simple al contado de bonos y obligaciones del Estado con un plazo de 4 a 6 años publicado el 15 de diciembre de 2008 en el Resumen Semanal de Negociación de Terceros del Boletín del Mercado de Deuda Pública del Banco de España”, explica la entidad gallega, “debido a que dicho tipo de interés había dejado de publicarse”, “se aplicará para el período comprendido entre el 29 de diciembre de 2011 y el 28 de diciembre de 2012 el tipo de interés sustitutivo, que es igual al 2,486666%”.

El nuevo tipo de interés es el resultado de efectuar la media aritmética simple de los tipos interbancarios de oferta para operaciones de depósito en Euros a 12 meses declarados a las 11 horas de Bruselas el 23 de diciembre de 2009 por BBVA (1,98%), Banco Santander (2,03%), y Deutsche Bank (1,95%), más un margen adicional de 0,50%.

Estos títulos, de carácter perpetuo y sin apenas liquidez, lo que dificulta a los inversores la recuperación de sus ahorros, pagaban hasta 2008 una rentabilidad del 3,5%. Según el folleto de emisión de estos títulos, la emisión, que ascendió a 120 millones de euros, se podía contratar desde una cifra muy asequible, de apenas 600 euros.

Las participaciones preferentes, muy populares en el sector financiero hace unos años, conceden a sus titulares el derecho a percibir un dividendo variable preferente y no acumulativo, pagadero por trimestres vencidos, siempre que existan beneficios distribuibles. Estos títulos tienen carácter perpetuo, es decir, no tienen vencimiento, lo que deja aún más en el aire a los inversores en el caso de una intervención como la de la CAM o de una nacionalización como la de la caja gallega.