Repsol espera ofertas por el 10% que le ha comprado a Sacyr

Repsol mantendrá «el mínimo tiempo posible» en autocartera el 10% de su propio capital adquirido a Sacyr, según ha señalado el director financiero de la petrolera, Miguel Martínez, durante una conferencia con analistas, ya que a la empresa le interesa disponer de efectivo y poder desarrollar proyectos dirigidos al «crecimiento orgánico» de la compañía.

La petrolera busca un comprador que sea o bien un «inversor financiero dispuesto a estar a largo plazo y de acuerdo con la estrategia industrial», o bien un socio «industrial con algo que aportar al plan estratégico», según Martínez, que ha puesto énfasis en que «queremos seguir con nuestra estrategia. Se necesita efectivo para el desarrollo de proyectos y estamos más centrados en el crecimiento orgánico».

Repsol ha acudido al rescate de Sacyr al comprar acciones propias equivalentes al 10% de su capital que hasta ahora se encontraban en manos de la constructora por 2.572 millones de euros. Ahora la petrolera tendrá que decidir que hace con la mitad de la participación que ostentaba la constructora, si la utiliza para pagar el dividendo en acciones, intenta colocarla a algún socio industrial o financiero o una combinación de ambas.

La adquisición, que supone un descuento del 5%, permitirá a la empresa que preside Manuel Manrique refinanciar una parte vital de su abultada deuda, a pesar de las fuertes minusvalías que tendrá que asumir y que podrían provocarle pérdidas en este ejercicio.

La petrolera asegura que su estructura financiera le permitirá atender esta operación y mantener el proyecto de crecimiento sostenido. De hecho, la compañía contaba a cierre de septiembre con 5.600 millones de euros entre efectivo y activos líquidos en su balance.

Tal y como explica Repsol en un comunicado a la CNMV, la decisión comunicada por los bancos a Sacyr de no renovar el crédito concedido en su día para la adquisición del 20% de Repsol o de condicionar la refinanciación parcial del préstamo a la venta de un 10% de su capital, han motivado la adquisición de la petrolera. “Con ello se dota de una mayor estabilidad a la estructura accionarial de la compañía, lo que permite concentrar todos sus esfuerzos en el desarrollo y ejecución de su estrategia”, añade.

Según Repsol, la falta de un acuerdo entre los bancos y Sacyr habría producido un escenario de incertidumbre prolongada que resultaría dañino para Repsol y tendría efectos negativos en sus proyectos de futuros. Además, dado el gran número de bancos involucrados y la heterogeneidad de sus planes e intereses era previsible una venta masiva y desordenada de títulos.

Esta operación permite que Sacyr se salve en extremis justo en la víspera del fin del plazo para refinanciar los 4.900 millones de euros que aún le quedan por pagar el crédito que contrajo hace cinco años para comprar el 20% de Repsol (26,7 euros por título). Pero la relevancia de esta venta, más allá del quebranto, es que la constructora puede refinanciar el resto de un crédito que, en caso de impago habría supuesto la ejecución de las garantías otorgadas a los bancos dejando el balance de Sacyr en serios apuros.

Sacyr pasará a contar con dos representantes en el consejo de administración de la petrolera tras la marcha de Luis del Rivero, antiguo presidente de la constructora. Además mantendrá en su poder el restante 10% del capital y da por resuelto el pacto de sindicación suscrito con Pemex el pasado 29 de agosto de 2011.

Esta no ha sido la opción óptima para Sacyr, que hubiese preferido no vender el 10% de Repsol, pero de este modo consigue refinanciar hasta enero de 2015 el crédito restante, que se sitúa en 2.446 millones de euros. Con una deuda neta de 11.391 millones de euros, sin activos disponibles para vender (la mayoría de los que posee están pignorados) y una escasa generación de caja, Sacyr afronta vencimientos de 575 millones de euros en 2012 y de 952 millones en 2013.

Con el acuerdo, Sacyr consigue aliviar la situación de su pasivo a costa de asumir unas fuertes minusvalías (unos 680 millones de euros según los analistas) que provocarán que la compañía tenga presumiblemente que sufrir pérdidas en 2011.

Los títulos de Repsol cerraron ayer a 22,175 euros, casi un 17% por debajo del precio al que los adquirió en 2006. La CNMV decidió suspender antes de la apertura de la sesión la cotización de ambas compañías por “concurrir circunstancias que pudieran perturbar el normal desarrollo de las operaciones”. A lo largo de este año, Repsol se ha revalorizado en bolsa un 11,5% y Sacyr pierde un 15%.

Repsol se alía con Alliance Oil para buscar y producir petróleo en Rusia

Repsol y la rusa Alliance Oil han firmado un acuerdo para desarrollar de forma conjunta actividades de exploración y de producción de hidrocarburos en Rusia, el mayor productor de gas y petróleo del mundo.

Ambas empresas crearán una sociedad de riesgo compartido, valorada en unos 840 millones de dólares (645 millones de euros), de la que la rusa, que aportará activos, controlará el 51%, y Repsol, que pondrá capital, el 49% restante.

El acuerdo firmado se enmarca dentro de la alianza rubricada en junio entre Repsol y el grupo industrial Alliance y que ya preveía la creación de una empresa mixta, a la que la firma rusa transferirá activos productivos en la región Volga-Urales, valorados en unos 570 millones de dólares.