Perder la nariz en un accidente laboral supone el doble de indemnización que quedarse sin orejas

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

Perder la nariz en accidente laboral o enfermedad profesional supondrá una indemnización de 7.940 euros. Prácticamente la mitad, 3.830 euros, recibirá el trabajador que pierda las dos orejas durante su jornada laboral. Así queda fijado en el nuevo baremo de indemnizaciones establecido a través de una Orden del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, que publica hoy el BOE y de la que se hace eco Europa Press.

La orden ministerial explica que las cuantías de estas indemnizaciones se han actualizado un 19,7%, conforme a la evolución del IPC desde diciembre del 2004 hasta diciembre del 2011. La última actualización de estas cantidades se produjo en abril de 2005, cuando el baremo se actualizó de acuerdo con el comportamiento del IPC entre los años 1991 y 2004.

En la Orden, que entrará en vigor mañana con efectos retroactivos desde el 1 de enero del 2013, se contemplan indemnizaciones para órganos y partes de la cabeza y la cara, del aparato genital, de glándulas y vísceras, de miembros superiores e inferiores, y de otras cicatrices no incluidas en los apartados anteriores.

La nariz es la parte de la cara que más se valora, seguida por las orejas. Las deformaciones en el rostro que afecten gravemente a la estética facial o impidan alguna de las funciones de los órganos externos de la cara se indemnizan con entre 1.920 y 7.940 euros.

Por su parte, la disminución de la agudeza visual en un ojo se puede llegar a indemnizar con entre 1.140 y 1.920 euros, y en los dos ojos, con 2.420 euros.

En cuanto al aparato genital, la pérdida anatómica o funcional de un testículo en accidente laboral o enfermedad profesional se indemniza con 2.840 euros, mientras que la indemnización por la pérdida de los dos testículos alcanza los 6.380 euros.

Asimismo, la pérdida parcial del pene, teniendo en cuenta la medida en que afecte a la capacidad para el coito y a la micción, se indemniza con entre 2.420 y 4.820 euros, en tanto que la pérdida total del pene alcanza los 6.810 euros de indemnización.

Por su parte, la pérdida anatómica o funcional de un ovario se indemniza con 2.840 euros, y la de los dos, con 6.380 euros, mientras que la pérdida de una mama cuenta con una indemnización de 2.560 euros, y la de las dos, con 5.460 euros. También se especifica que la indemnización por perder el bazo asciende a 2.420 euros y la de un riñón, a 4.260 euros.

En cuanto a los dedos de la mano, la cuantía depende de si se trata de los del lado izquierdo o derecho y de las falanges afectadas. En este apartado las indemnizaciones van desde los 540 euros hasta los 2.870 euros. En los dedos del pie, las indemnizaciones pueden ser de entre 500 y 2.240 euros, dependiendo de si se trata de una pérdida total o parcial y del dedo del que se trate.