¿Mourinho al Chelsea? Las apuestas dicen que sí, los rumores que no

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los apostantes lo tienen claro, Mourinho volverá al Chelsea cuando deje el Real Madrid, se sustentan en la relación telefónica diaria que tiene el portugués y Abramovich como indican algunos medios, mientras tanto los rumores le colocan en el PSG y la lógica le deja en el Real Madrid.

Los últimos indicios de la falta de entendimiento entre Mourinho, sus jugadores y la directiva del Real Madrid colocan al técnico de Setubal fuera de la entidad blanca y sobre todo después de la confirmación de dicha mala relación por parte de la novia del capitán de los merengues. Algo que ha generado que toda clase de rumores corran por la red.

La vuelta de Mou al Chelsea es algo que los medios especializados ven poco probable, sobre todo por el reciente fichaje de Rafa Benítez por el club londinense. Pero la relación personal entre el portugúes y el dueño del club, Roman Abramovich, ha calado en las casas de apuestas que ven a ‘The Special One’ de nuevo como técnico ‘Blue’.

No es el único equipo inglés en el que Mou puede recalar, la admiración mutua entre Sir Alex Ferguson, entrenador del Manchester United, y José Mourinho también han hecho saltar los rumores sobre la posibilidad de que Mou sea el sustituto de Ferguson.

Y sin salir de la misma ciudad, en el banquillo del Manchester City también le colocan como probable recambio de Mancini, que parece sentenciado a abandonar el equipo al final de temporada. 

Las opciones del luso son aún más variadas, desde entrenar en una liga de segunda línea europea como la francesa, en el PSG, donde tendría a su disposición a Ibrahimovic y una gran cantidad de petrodólares para gastar en nuevos fichajes, hasta una muy improbable como volver a la liga italiana y al Inter de Milán donde es adorado como un ídolo.

Pero la única que parece como más lógica es la de seguir como entrenador del Real Madrid, donde tiene contrato y la posiblidad de reconciliar a base de títulos a jugadores, directiva y afición.