Alex de la Iglesia : “Hollywood es como la prostitución”

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El cineasta español Álex de la Iglesia abrió hoy la octava edición del "Hay Festival" de Cartagena de Indias (Colombia) con una serie de reflexiones sobre el cine clásico y el comercial, que culminó con la afirmación "Hollywood es como la prostitución".

El director justificó su comparación al decir que la meca del cine estadounidense es algo que "te atrae, pero que te parece muy malo", pero que de todas formas no descartaría trabajar allí.

"Me encantaría trabajar en Hollywood por un precio exorbitante, me encantaría jugar con los juguetes que juegan ellos", comentó en alusión a las herramientas tecnológicas de las que disponen.

De la Iglesia abrió las charlas de este certamen literario y de las artes con un encuentro con el director del diario colombiano El Tiempo, Roberto Pombo.

En el coloquio, el realizador de "El día de la bestia" lamentó que el cine clásico de Europa, y en concreto de Italia, se haya ido muriendo poco a poco hasta convertirse en televisión.

"A mí lo que me aterroriza de toda esta crisis del cine italiano y europeo es que nadie se ha escandalizado, nadie se siente huérfano de esto, que es la absoluta ausencia de la cultura en el panorama de la vida", comentó, advirtiendo que "hemos asistido al asesinato de una cinematografía inolvidable e irrecuperable y nadie se queja".

De la Iglesia declaró que observó que el panorama es diferente en Latinoamérica, pues en esa región la gente "está todavía preocupada por vivir y sentir la vida con pasión", y prueba de ello es que cada año se congregue en Cartagena lo más granado de la cultura en el "Hay Festival".

"Por la cultura, en mi vida podría imaginarme generar una conferencia como esta en España. Me gustaría recuperar las ganas y la ilusión que tenéis aquí por entender, comprender y disfrutar de la vida", comentó.

Álex de la Iglesia, quien se encuentra finalizando la alocada comedia de terror "Las brujas de Zugarramurdi", señaló que "lo bueno del cine es poder contar algo que te apetece, ponerse en la piel de cada personaje y no tener que resignarse, como pasa en la vida real".