Una mujer conduce 1.450 kilómetros de más por un error del GPS

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

Una mujer de 67 años recorrió por error 1.450 kilómetros de más por un error de su GPS. Sabine Moreau tenía que recorre unos 30 kilómetros para llegar a Bruselas desde la pequeña localidad bélga de Erquelinnes en la que se encontraba, pero acabó llegando a Zagreb, la capital croata… dos días después, según informó hoy el diario belga Metro..

Sabine Moreau confió como siempre en su GPS. Pero esta vez, algo salió mal. La mujer de 67 años y nacida en Bélgica, subió a su coche, estacionado en su domicilio en Solre-sur-Sambre y programó el GPS para que la guiase en su ruta hacia Bruselas. Eran unos 30 kilómetros de un recorrido más que convencional. Pero algo falló en los mapas de su GPS y dos días después terminó en Zagreb, Croacia. Había recorrido 1.450 kilómetros.

Sabine debía viajar a Bruselas a recoger a la novia de su hijo que venía de viaje. Pero nunca llegó.

Según explica el diario británico The Telegraph, Sabine no notó nada raro en la tardanza. Pese a las evidentes señales de que algo no iba bien. Las primeras, las de tránsito: «Ví señales en francés, luego alemanas y en croata: Colonia, Frankfurt… Pero preferí no hacerme preguntas». «Estaba distraída», confesó.

Su aventura, durante la que paró dos veces a cargar nafta y hasta durmió al costado de la ruta dentro de su auto por unas horas, terminó de forma un tanto abrupta. Su hijo, al no poder contactarla, hizo la denuncia en la Policía belga. Los agentes fueron al domicilio de Sabine en Solre-sur-Sambre, y al no encontrarla, ni a ella ni a su coche, dispusieron todo para lanzar una denuncia internacional de desaparición… Y en esas sonó el teléfono.

Era Sabine, desde Zagreb. Dos días más tarde y 1.450 kilómetros después llamó a su hijo para contarle que se había perdido. Al llegar a la capital croata «me dí cuenta de que ya no estaba en Bélgica», le dijo al diario Metro de ese país.

La conductora le aseguró a la Policía que había tenido algunos «contratiempos» con su GPS, pero que logró encontrar, por sus propios medios, el municipio belga de Jette y que después continuó con su viaje guiada por el dispositivo. «Metí la dirección y después el GPS dio varios rodeos. Ahí fue cuando algo debió de salir mal», aseguró.