Las nominaciones de los ‘Oscars’ anuncian el ocaso del cine de palomitas

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Vuelven a ser tiempo de cambio en Hollywood. Al menos, según la opinión de muchos expertos que en sus celebrados blogs, han analizado con detalle las tendencias ocultas en las últimas nominaciones de los Oscars. Lo principal es que las ‘majors’ ya no buscan sólo los éxitos juveniles de multisala y palomitas.

A pesar de la competencia de Internet, que se mantiene viva y bien, los efectos especiales y los grandes presupuestos ya no parecen ser la única opción. De hecho, los ‘Oscars’ de 2013 muestran otra tendencia. La de volver a enganchar al público y conseguir que regrese a las salas oscuras con películas de presupuesto medio, historias interesantes y actores que hacen bien su trabajo.

A diferencia de otros años, además, estos filmes, han sido ya espectacularmente rentables, si se considera la relación entre los ingresos obtenidos sólo en taquilla en relación con su presupuesto. La mayoría lo han doblado. Y eso si sólo se tiene en cuenta el mercado estadounidense. Con lo que los beneficios van a disparase en todos los casos cuando se sumen las ganancias obtenidas en los mercados exteriores.

Y los posibles ingresos, en estos casos residuales, de la venta ‘on line’, la comercialización de dvds y el ‘merchandising’. Porque las ‘majors’ de Hollywood vuelven a rodar películas para ser vistas y no sólo anuncios de dos hora de duración para vender todos los artilugios, trajes y demás parafernalia que aparece en la pantalla.

Este año, algunas de esas películas, han fracasado. Por ejemplo ‘John Carter’, la gran apuesta fallida de Disney, que contó con un presupuesto de 350 millones de dólares (263,3 millones de euros) uno de los más altos de la historia de este estudio, y sólo consiguió recaudar 288,5 (217).

Aunque también ha habido tres grandes éxitos de este género que se han incorporada a la corta lista de películas capaces de recaudar, sólo en taquilla más de 1.000 millones de dólares (752,4 millones de euros) , contando claro con lo recaudado en todo el mundo.

Una de ellas, ‘Los Vengadores’, de Marvel Studios (ahora Disney), va de grupo de superhéroes y ha compensado con creces a la ‘major’ del tío Walt, del fracaso del que le hablábamos antes al recaudar 1.500 millones de dólares (1.128,6 millones de euros) y las otras dos son ‘El caballero oscuro’ de Warner, que abunda en la nueva versión de la historia de Batman, otro ‘superpoderoso’, y ha obtenido unos ingresos de 1.080 millones de dólares (812,6 millones) y ‘Skyfall’, el último Bond, distribuida por Sony que ha recaudado 1.000 millones (752,4). 

Sin embargo, una característica común a siete de las nueve películas nominadas para conseguir el máximo galardón de esta edición de los Oscars, es que sus presupuestos se han situado por debajo de los 70 millones de dólares (52,67 millones de euros), incluida la sorprendente ‘Amor’, película austriaca del director Michael Haneke, también nominada en la categoría de mejor filme de habla no inglesa, que ya obtuvo la Palma de Oro del pasado Festival de Cannes.

Incluso ‘Lincoln’, la película dirigida por Steven Spielberg y producida por Dreamworks, que se ha convertido en la máxima favorita de estos ‘Oscars’ gracias a sus 12 nominaciones, ha costado sólo 65 millones de dólares (48,9 millones de euros) y ya ha recaudado 146 (109). Unas cifras que, de momento, supera la película ‘británica’ en competición, y una de las dos terceras en discordia de con ocho nominaciones: el musical ‘Les Misérables’, dirigida por Tom Hooper y producida por Working Title y Universal, que ha contado con un presupuesto de 61 millones de dólares (45,89 millones de euros) y ha recaudado ya 192 (144,4).

Guarismos a los que aspira también ‘La noche más oscura’ de Kathryn Bigelow, la gran derrotada de esta fase previa de los ‘Oscar’ al haber conseguido sólo cuatro nominaciones, quizá porque sus polémicas escenas de tortura han asustado a los académicos. Pero aún puede ganar el máximo galardón, aunque su directora se haya quedado fuera de la batalla final. Y, además, ya es un gran negocio para Megan Ellison y su flamante productora, Annapurna Pictures.

A sus 26 años, la hija del presidente de Oracle Larry Ellison, se ha consolidado gracias a este filme como una de las grandes mecenas del nuevo Hollywood gracias a esta película que cuenta la ‘caza’ de Ben Laden. Annapurna y Sony que compartieron gastos han pagado por ahora unos 40 millones de dólares (30 millones de euros) y, parece tener asegurada una recaudación de, al menos 100 (75,24).

Fuera de esta banda presupuestaria, que los expertos califican de ‘media’, están dos películas de alto coste que también competirán por el ‘Oscar’. Una de ellas es la segunda más nominada, ‘La vida de Pi’ que competirá por once estatuillas. El filme fue dirigido por Ang Lee, que quiso rodarla con la última tecnología 3D y necesitó 225,7 millones de dólares (169,8 millones de euros) para hacerlo, que fueron financiados por la Fox. Afortunadamente para la compañía, el filme lleva ya recaudados 400 (300,98).

La otra es ‘Django Desencadenado’, de Quentin Tarantino. El director contó para su primer ‘western’ con un presupuesto de 100 millones de dólares (75,2 millones de euros) y lleva recaudados ya 114,33 (86,02 millones). Gran parte del dinero invertido se fue en el sueldo de sus estrellas, actores profesionales y taquilleros como Jamiee Foxx o Leonardo DiCaprio. La película  fue producida por A Band Apart, la empresa del propio Tarantino, pero que contó con el apoyo de sus distribuidores The Weinstein Company, uno de cuyos máximos accionistas es el Fondo Soberano de Qatar, y Columbia Tristar, una ‘major’ que forma parte de Sony.