El manager de Mourinho y Cristiano Ronaldo es el ‘amo’ del Real Madrid, según ‘The Wall Street Journal’

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Ya lo saben hasta en EEUU. Un país en el que el fútbol europeo, conocido como ‘soccer’ no cuenta todavía con el favor popular. El Real Madrid tiene un nuevo ‘dueño’ que no es su presidente Florentino Pérez. El amo del equipo blanco es, en opinión de los articulistas de ‘The Wall Street Journa’, Jorge Mendes, el manager de Mourinho y de Cristiano Ronaldo.

El prestigioso diario económico estadounidense se ha hecho eco de la extraña situación por la que atraviesa una escuadra que fue, hasta no hace mucho, la más poderosa del mundo, en un artículo titulado: ‘Cómo ser el dueño de un club sin comprarlo’ que se ha convertido en el último tema de conversación favorito en las tertulias de los miembros del exclusivo sector económico en el que los éxitos deportivos se convierten en dinero. Eso que llaman ‘sport-business’.

En ‘The Wall Street Journal’ se explican con detalle alguna singularidades del actual Real Madrid que, según los expertos de este diario, no se dan en ningún otro gran equipo del mundo. De ninguna liga ni ningún otro deporte. De hecho, en el caso de los equipos de la NBA esta situación está prohibida expresamente.

Por ejemplo el hecho de que la principal estrella del club y su entrenador compartan manager. Situación que se agrava sobre todo al no existir ningún cargo intermedio entre el consejero delegado de la entidad, el tipo que se encarga del día a día económico del negocio, en este caso José Angel Sanchez.

El diario estadounidense considera un gran error de Florentino Pérez la destitución de Jorge Valdano en 2011, por expreso deseo de Mourinho. Una situación que dejó definitivamente al club en manos de Mendes, al no haberse nombrado ningún sucesor para realizar la tarea de la que se encargaba el argentino.

Peor aún, la tribu de Mendes, con entrenador incluido, puede moverse conjuntamente de un club a otro casi a coste cero para el equipo que se decida a pagar los sueldos. Y ser a la vez, como pasa ahora en el Real Madrid, un poderoso elemento de presión para conseguir lo que desea. Por ejemplo ahora, cuando el club merengue tiene serias dificultades para separarse de Mourinho, pagarle el finiquito y conseguir firmar con Cristiano Ronaldo una ampliación de su contrato para después de 2015.