Ferrari quiere a Bernie Ecclestone fuera de la Fórmula Uno

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Quizá sea por las dificultades de Alonso para coronarse campeón o por la ya larga abstinencia de títulos que padece Ferrari, pero en los últimos días el presidente de la escudería italiana Luca di Montemozolo ha dejado claro en varios periódicos que a la Fórmula Uno le iría mejor si su veterano patrón, Bernie Ecclestone abandonará el cargo.

Montemozolo opina que el torneo se beneficiaría si llegaran a su cúpula unos cuantos ejecutivos jóvenes que no tuvieran la hipoteca que supone la red de intereses creados y amistades peligrosas que a lo largo de los años Ecclestone ha tejido en torno a él. Un entramado que empieza a ‘salpicar’ a la Fórmula Uno y a condicionar su futuro.

El patrón de Ferrari, según algunos blogeros aguerridos, sólo expresa en voz alta una reflexión que muchas otras personalidades relacionadas con el ‘gran circo’ también comparten aunque no se hayan atrevido a decirlo en voz alta porque la ‘jubilación’ del todo poderoso anciano de 82 años que manda en el circuito se consideraba poco menos que imposible.

Sin embargo, lo cierto es que esta vez sí podría haber un cambio en la gestión del torneo porque los portavoces oficiales de CVC Partners, el principal accionista de la competición, ha admitido que si Ecclestone va a la cárcel tendrán que buscarle un sustituto. Y, todo apunta a que podría enfrentarse este mismo año a una sentencia ejemplar en ese sentido.

De momento, el ‘caso’ en el que está implicado el patrón de la Fórmula Uno ha hecho ya dar con sus huesos en la cárcel a Gerhard Gribkowsky, el antiguo jefe de Riesgos del banco Bayern LB a quien la justicia encontró culpable de varios delitos entre ellos, los de soborno y evasión fiscal, lo que le supuso en junio del año pasado una condena de ocho meses de cárcel.

Y la de Ecclestone podría ser mayor. Gribkowsky le acusa de haberle ‘sobornado’ con un pago de 44 millones de dólares (33,5 millones de euros) en 2005 para que accediera a vender la participación que la entidad financiera alemana tenía en la Fórmula Uno a CVC Partners. Una operación que finalmente se realizó, en perjuicio de otros ofertantes que ponían sobre la mesa más dinero.

Pero el ‘patrón de la Fórmula Uno’ confía en esquivar la presión de la Fiscalía alemana que, últimamente, parece estrechar el cerco sobre él, hasta el punto de que hay muchos rumores en el entorno del circuito de que el Ministerio Público presentará muy pronto cargos contra Ecclestone.

Por si acaso, el octogenario ha establecido ya una línea de defensa clara. Sí pagó a Gribkowsky, admite, pero sólo 16 millones de dólares (12,18 millones de euros) y lo hizo porque el banquero le hacía chantaje, amenazándole con revelar algunas irregularidades fiscales que, supuestamente, Ecclestone había cometido. El ‘patrón’ sabe que, en los ambientes en los que se mueve, es mejor figurar como víctima de un chantaje que como culpable de un soborno.