Dale vacaciones a tu pelo

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los expertos de belleza están de acuerdo: en verano, dale vacaciones a tu pelo. Mi madre ya me repetía ese consejo desde niña y hoy yo se lo doy a mis hijas, transmitiendo una recomendación que los expertos realizan siempre que llega el calor: hay que aprovechar la época estival para que el cabello ‘descanse’, después de muchos meses de secadores, planchas y tenacillas.

Cuando llega el buen tiempo es conveniente lavar el pelo y dejar que se seque al aire libre. Los secadores pueden esperar a que bajen las temperaturas bien guardaditos en un cajón. Además, hay que procurar no darle más ‘temperatura’ al cabello y limitar las planchas y tenacillas a ocasiones especiales. El peinado tiene que ser lo más natural posible para que la melena respire y un recogido informal bastará para esos días en que no hay compromisos laborales o éstos se reducen al mínimo.

Eso no quiere decir que se olviden los cuidados más esenciales: un buen champú y la hidratación adecuada son imprescindibles para presumir de pelo, ya que en esta temporada del año el pelo se reseca aún más debido al sol, al cloro de las piscinas y a la sal y la arena de las playas.

Por eso es conveniente utilizar mascarillas nutritivas, o acondicionadores si se tiene el cabello graso. Además, en caso de ir a la playa o a la piscina es esencial proteger el pelo con productos específicos para ello. Estos protectores solares no tienen por qué dejar nuestro bolsillo tiritando, ya que hay en el mercado marcas ‘blancas’ que cumplen perfectamente esa función de protección.

Un caso aparte es el de las personas que tienen el cabello teñido. Si se puede esperar, los peluqueros aconsejan teñirse una vez se regrese de las vacaciones, pero en caso contrario se aconseja extremar los cuidados con protectores solares, ya que si en los pelos naturales estos productos son una opción, para los teñidos se convierte en una obligación, especialmente en el caso de los tonos rubios o rojos, que adquieren un color verdoso o amarillento y un aspecto reseco y áspero con el sol y el agua. Además, se recomienda ponerse un sombrero o un pañuelo en las horas en las que las radicaciones solares son más peligrosas.

Para finalizar, cuando tengamos el pelo cuidado, brillante y precioso es hora de cambiar. Si en verano cambiamos nuestra rutina ¿por qué no hacemos lo mismo con el peinado? Las vacaciones son el mejor momento del año para probar algo nuevo.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA