Niños en régimen de acogida se convierten en olímpicos por un día

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La Comunidad de Madrid, a través de la Fundación Madrid Olímpico, que depende de la Consejería de Cultura y Deportes, y el Instituto Madrileño del Menor y la Familia (IMMF), dependiente de la Consejería de Asuntos Sociales, puso en marcha hoy, con la colaboración de la empresa Casbega, un novedoso programa llamado “Olímpico por un día” de actividad deportiva para jóvenes en régimen de acogida.

Así, más de cien chicos tutelados por la Administración regional pudieron hoy tomar su primer contacto con tres deportes olímpicos, y lo pudieron hacer de la mano de cinco deportistas madrileños profesionales en estos tres deportes. Se trata de Raquel Prieto, judoca internacional, Alfonso de la Rubia y Antonio Llopis, jugadores de balonmano de la Liga Asobal, y los jugadores de bádminton Jesús López y Javier Bish.

En esta mañana deportiva que presidieron la directora general de Deportes, Carlota Castrejana, y el gerente del Instituto del Menor, Antonio García-Monsalve, el centenar de jóvenes se dividió en tres grupos y se separaron por deportes.

La actividad comenzó con una breve charla por parte de los deportistas explicando sus comienzos, los valores del deporte y una breve introducción al deporte específico. A continuación los jóvenes realizaron durante unos 40 minutos los ejercicios y juegos correspondientes, y después de un descanso pasaron a descubrir y practicar el siguiente deporte.

Castrejana aseguró que con actos como el de hoy “se demuestra el interés de los deportistas madrileños por colectivos desfavorecidos y la importancia de los valores que transmite el deporte como la solidaridad, el compañerismo y la honestidad”.

Por su parte, García-Monsalve aseguró que el deporte es esencial en el día a día de los jóvenes, “se trata de una herramienta que ayuda a potenciar valores como el compañerismo, el respeto y el trabajo en equipo, entre otros”, apuntó.
En la actualidad, existen 4.600 menores en esta situación, de los cuales, aproximadamente el 62% viven en una familia de acogida, mientras que el resto, un 32%, lo hacen en acogimiento residencial a través de las más de 1.600 plazas de atención especializada e individualizada que ofrece la red pública madrileña.

Estos últimos, reciben formación académica y, además, en las residencias, los profesionales tratan de acercarles a otras esferas como la cultura, el deporte o la música, promoviendo actividades como la visita de hoy al Museo del Prado.