TIM GEITHNER

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La gran banca de EEUU siembra dudas sobre la recuperación del sector

Los resultados de los grandes actores de la banca estadounidense, Bank of America, JP Morgan, Citigroup y Goldman Sachs, siembran nuevas dudas sobre la recuperación del sector, que en 2010 había iniciado su recuperación tras los rescates públicos de 2008 y 2009. En los tres primeros meses del año, las entidades ganaron en conjunto un 7%, por debajo además de lo esperado por los analistas.

La mayor caída en las ganancias la registró Bank of America, que obtuvo un beneficio neto de 2.049 millones de dólares entre enero y marzo de 2011, lo que representó una caída del 35,6% en comparación con los 3.182 millones que ganó un año antes.

La entidad explicó que esta caída se explico por el descenso de los ingresos comerciales, que alcanzaron un récord en 2010, y por el aumento de los gastos de los litigios que tiene abiertos. El último de ellos, una demanda de una gestora de fondos europea (FTC Capital GmbH), que le acusa junto a otros grandes bancos internacionales de manipular la tasa Libor. No obstante, la ganancia contrasta con la pérdida que tuvo que encajar la entidad en el trimestre anterior, que sumó 1.244 millones de dólares.

Por su parte, Citigroup obtuvo en el primer trimestre de 2011 un beneficio neto de 2.999 millones de dólares, un 32,3% menos que los 4.428 millones del mismo periodo de 2010, según informó la entidad en un comunicado. La entidad ha reconocido que aún tiene 337.000 millones de dólares en “activos malos” que necesitan desempolvarse. No obstante, la entidad experimentó en el primer trimestre de 2011 un retroceso del 63% en las provisiones por créditos fallidos, hasta 3.184 millones de dólares, frente a los 8.618 millones de dólares de los tres primeros meses de 2010.

El banco de inversión Goldman Sachs ganó en los tres primeros meses del año 2.740 millones de dólares, el 20 % menos que un año antes. No obstante, en su caso la caída del beneficio no se explica por el negocio en sí, sino por los 1.640 millones de dólares que se vio obligado a pagar en dividendos preferenciales relacionados con el reembolso de las acciones preferentes ‘Serie G’ de Berkshire Hathaway. El ‘holding’ de Warren Buffet invirtió 5.000 millones de dólares en Goldman durante los momentos más duros de la crisis.

El único gran banco que logró incrementar su beneficio ha sido JP Morgan, que ganó 5.555 millones de dólares, un 67% más que los 3.326 millones del año anterior.

La caída de las provisiones por riesgo de crédito explicó en buena medida la mejora. Esta partida se redujo un 83% hasta los 1.169 millones de dólares, aunque es difícil que pueda repetir estos resultados.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA