Froome y Harting, afectados por nuevas filtraciones de datos de AMA

Chris Froome
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El ciclista británico y el atleta alemán aseguraron hoy no tener ningún problema con la filtración. Estrellas olímpicas como Chris Froome y Robert Harting están entre los nuevos afectados por las filtraciones de datos secretos obtenidos por hackers rusos de los historiales médicos de la Agencia Mundial Antidoping (AMA).
 
El ciclista británico y el atleta alemán aseguraron hoy no tener ningún problema con la filtración, pues aunque el la web del grupo conocido como «Fancy Bears» (Osos elegantes) revela que tomaron productos prohibidos, ambos insisten en que lo hicieron siempre bajo exenciones médicas, lo que no implica doping.
 
Froome, tres veces ganador del Tour de France, y Harting, campeón olímpico y mundial de lanzamiento de disco, están entre los 25 atletas olímpicos cuyos datos médicos han sido publicados por los hackers.
 
La AMA confirmó hoy la autenticidad de las filtraciones, que se unen a las que se realizaron dos días antes sobre estrellas del deporte estadounidense como la gimnasta Simone Biles, la tenistas Venus Williams o la baloncestista Elena Delle Donne.
 
Las tres atletas negaron las acusaciones y aseguraron que consumieron los productos siempre bajo prescripción médica y con el permiso de las autoridades de vigilancia. Todas recibieron el apoyo de la AMA y del Comité Olímpico Internacional (COI).
 
En total son 29 los deportistas afectados por las publicaciones de sus datos, advirtió el secretario general de la AMA, Olivier Niggli.
 
«Condenamos esta actividad criminal y hemos pedido al Gobierno ruso que haga todo lo que está en su poder para que pare», dijo el dirigente en un comunicado.
 
Los documentos revelados por el grupo «Fancy Bears» incluyen el uso por parte de atletas de sustancias incluidas en la lista de prohibiciones de la AMA, aunque eso no implica necesariamente un caso de positivo por doping si son tomadas con exención médica.
 
Eso aseguró hoy el alemán Harting. «A causa de mi lumbago recibí tratamiento por parte del equipo médico olímpico en Río manualmente y con las medicinas dexamethasona y triamcinolona», dijo el campón olímpico de 2012 a la publicación «Sport Bild».
 
«Como son sustancias de las que hay que reportar durante la competición, los doctores atendieron cuidadosamente a las reglas del COI, la AMA y la NADA (agencia nacional antidoping)», agregó.
 
«Todos los papeles fueron rellenados en tiempo y forma y cumpliendo con todas las formalidades. Soy un atleta transparente y no tengo problema con esta publicación», insistió el alemán, una de las voces más críticas en su país con el dopaje.
 
Froome también aseguró «no tener inconvenientes» con la filtración, en declaraciones al diario «The Guardian».
 
«He hablado abiertamente de mis exenciones con los medios y no tengo inconvenientes con la filtración que confirma mis declaraciones», advirtió Froome. «En nueve años de profesional he requerido dos veces una exención médica por ataques de asma, la última vez en 2014».
 
Menos relajada tomó la noticia de su implicación la ex atleta alemana Christina Obergföll, que fue campeona mundial de jabalina.
 
«La NADA me informó esta mañana y me ofreció su respaldo», dijo a dpa la germana, de quien se revela que tomó medicamentos en 2008. «Por supuesto no me parece bien porque son documentos privados que no son asunto de nadie».
 
Los 25 deportistas cuyos datos se publicaron en la última filtración proceden de ocho países, confirmó la AMA. Diez vienen de Estados Unidos, cinco de Alemania, cinco de Reino Unido, uno de República Checa, uno de Dinamarca, uno de Polinia, uno de Rumania y uno de Rusia.